La primera ministra australiana Julia Gillard llamó hoy "incorectos" los reportes de prensa sobre ataques de piratas informáticos chinos, que se habrían hecho de planos del nuevo edificio de la inteligencia del país.

Un programa de investigación periodística de la cadena de noticias ABC News informó que un ciberataque permitió a piratas informáticos chinos acceder a planos clasificados del nuevo cuartel general de la agencia australiana de espionaje.

Gillard dijo en el Parlamento que ni el fiscal del tribunal supremo, ni el director general de la agencia tienen intención de comentar más sobre esos informes erróneos, pues es política no hablar de asuntos específicos de inteligencia.

El informe de ABC contiene "una serie de acusaciones sin fundamento" agregó, pero sin detallar qué parte del reporte del programa Four Corners de la cadena ABC era incorrecta.

La nueva sede, con vista al lago Burley Griffin de Canberra y que tuvo que haber sido inaugurada el pasado abril, habría costado alrededor de 630 millones de dólares.

El ministro de Asuntos Exteriores, Bob Carr, señaló que la asociación estratégica de Australia con Beijing no se verá amenazada por esos reportes.

Sin embargo, el líder de la oposición, Tony Abbott, aprovechó para presionar a la primera ministra sobre los recortes a los servicios de inteligencia.

Preguntó si la primera ministra podría "garantizar que los recortes a la Aduana, ASIO y otras agencias no han dañado la capacidad del gobierno para mantener seguro a nuestro país".

Gillard respondió que el Partido Laborista ha aumentado la financiación a estas entidades, y recordó que desde 2008, se han gastado 18 mil millones dólares en materia de seguridad nacional.