La Casa Real de España registra los nombres de sus miembros para evitar su uso como marcas, informó hoy el diario Expansión.

Los nombres registrados son Príncipe Felipe, Príncipes de Asturias, Princesa de Asturias, Princesa Letizia e Infanta Leonor de Borbón, y en 2007 y tras su nacimiento, el de la infanta Sofía de Borbón.

En España ese registro no es algo común, como sí sucede en Estados Unidos o Reino Unido, y deportistas como Iker Casillas enfrentan ahora problemas por no haberlo hecho.

La Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) recibe al año unas 40 mil solicitudes de registros, la mayoría de empresas, y la identidad de una persona se puede inscribir por 500 euros por un periodo de 20 años.

La mayoría de nombres registrados en España se refieren a despachos profesionales, diseñadores y restauranteros, pero es incipiente aunque en aumento la inscripción de artistas, deportistas o personajes de la publicidad.

Aclaró que la Ley precisa que los funcionarios pueden denegar solicitudes si conocen al personaje y cree que el solicitante es completamente ajeno al nombre que quiere registrar.

En el caso de Casillas, en diciembre pasado un portugués solicitó el registro del nombre del arquero para una marca de ropa y calzado, y ahora el portero español impugnó el trámite al enterarse que ya estaba registrado.

La titular de Pons Patentes y Marcas, Nuria Marcos, expuso que ese caso se hubiera evitado con un registro previo como marca, con lo que sería el solicitante portugués el que debería demostrar que tiene derecho al uso del nombre y no al revés.

Puntualizó que hasta ahora solo tres futbolistas españoles están registrados: Sergio Ramos, Cesc Fábregas y Fernando Llorente por La Roja, y en Italia se conoce el caso de Andrea Pirlo.