El monopolio de la industria cultural está en inglés, que además de repercutir en el mercado lo hace en el mundo intelectual, advirtió el pensador contemporáneo español Manuel Reyes Mate.

Al hablar sobre lo que significa pensar en español en la actualidad, dentro del ciclo de conferencias "Pensar en español en tiempos de globalización", definió al español como una lengua con partes enfrentadas.

"El español ha sido la lengua del imperio. Es la lengua de los vencedores pero también de los vencidos" y agregó que se necesita una racionalidad que se haga cargo de la riqueza del idioma que hablamos, una razón que no empobrezca el lenguaje.

Para explicar la memoria del logos, el ponente recurrió a la obra "Cien Años de Soledad", de Gabriel García Márquez, en la que el autor narra la historia de los habitantes de Macondo, donde todos están apestados por el olvido.

Cuando llegan los europeos con su visión particular del mundo, imponen su explicación del universo a los nativos y los reconocen sólo a partir de hecho de que olviden sus raíces y esa es la causa del olvido.

Como otra de las experiencias que atravesó el idioma español, Reyes Mate hizo referencia a los primeros exploradores europeos, que se preguntaban si los nativos americanos eran hombres o no y como otra experiencia, cuando la nobleza española se preguntaba si su presencia en América estaba justificada o no.

El filósofo dijo que esos debates históricos son los que forman un idioma, pues se asocia la justicia con los debates morales que supusieron y que repercuten en la actualidad.

"Vivimos en una fase histórica en la que relacionamos verdad con objetividad, en donde quitamos mérito a los testigos porque éstos no serían objetivos. Esta tradición de occidente es discutible. Más interesa rescatar otra tradición que liga la verdad con la idea de la libertad, la justicia y la moral", declaró.

Reyes Mate nació en 1942 en Valladolid, explora temas como la razón, la historia, la religión, la política, la memoria y el idioma, y su trabajo le valió el Premio Nacional de Literatura-Ensayo 2009 de España, por su obra La herencia del olvido.