En la ciudad de Toluca hay 15 puntos de riesgo susceptibles a sufrir encharcamientos e inundaciones, según el informe del Organismo de Agua y Saneamiento.

En entrevista, Francisco Ávila Alvarado, director de Operación del organismo, afirmó que ya se encuentran identificados dichos sitios, entre ellos, el principal es la bóveda del Río Verdiguel en los cruces de las calles Miguel Hidalgo y Agustín Millán.

Por lo anterior, ante el inicio de la temporada de lluvias, el organismo lleva a cabo en todo el municipio el Programa Integral de Desazolve, como medida preventiva para evitar encharcamientos e inundaciones, a través del cual monitorean las principales zonas de riesgo y desempeñan una labor de limpieza "permanente y exhaustiva".

A la fecha, más de 300 kilómetros de tuberías han sido desazolvados y se ha hecho la limpieza de 55 kilómetros de canales, además del monitoreo permanente de los puntos marcados en el Atlas de riesgo, para atender de forma inmediata cualquier contingencia.

"Se tiene todo listo para afrontar la temporada de lluvias, aunque el drenaje de la ciudad es óptimo para soportar la caída del agua", manifestó.

"Agua y Saneamiento procura darles mantenimiento y que sean capaces de soportar los centímetros cúbicos de agua", explicó.

Aunque no descartó el riesgo de que una lluvia extraordinaria pueda generar problemas mayores, como encharcamientos que duren hasta media hora o más en lo que desalojan las aguas sin causar mayor problema.

El funcionario municipal hizo una llamado a la ciudadanía para que no tire basura, pues todos los drenes de la ciudad se encuentran libres para cumplir con su función y trasladar las descargas sanitarias o pluviales sin taponamientos.

Recordó que los desbordamientos e inundaciones son provocados por desechos que impiden la salida del líquido.