El gobernador Ángel Aguirre Rivero declaró que no le darán paso a los delincuentes que pretendan salir de Michoacán y trasladarse al estado de Guerrero.

Solicitó mayor vigilancia federal en la entidad, principalmente en dos regiones: Costa Grande y Tierra Caliente.

Entrevistado en el municipio de Zihuatanejo, declaró que "hoy quiero ratificar una vez más mi compromiso con todos los habitantes de la Costa Grande".

"Quiero decirles que no están solos; junto con el gobierno federal vamos a aumentar la presencia de elementos castrenses y Policía Federal para blindar nuestras fronteras con Michoacán; no permitiremos que la delincuencia venga a contaminar nuestro estado", dijo.

Al rendir su informe regional en dicho municipio, pidió al gobierno federal un mayor respaldo para que se blinden las fronteras del estado de Guerrero y, en particular, de la Costa Grande y la región de Tierra Caliente.

"He acordado con la Policía Federal y el Ejército mexicano destacamentar un mayor número de elementos en esta zona, y particularmente en el tramo de Feliciano hacia Zihuatanejo y Troncones", expuso.

"No vamos a permitir en ningún momento que nuestro estado se contamine resultado del operativo que hoy se desarrolla en Michoacán y que tiene un efecto conocido como cucaracha y se pasen a nuestro estado", manifestó.

Adelantó que mañana martes en la instalación del Comité Nacional de Protección Civil solicitará mayores apoyos en materia de seguridad federal, sobre todo tratándose de delitos de orden federal como la delincuencia organizada.

Detalló que en los municipios más importantes de la Costa Grande, y en particular de Zihuatanejo, se instalarán cámaras de vigilancia que permitan ser más eficaces en el combate a la delincuencia.

"Nosotros como policía del estado habremos de coadyuvar, y los ayuntamientos deberán de asumir el compromiso de seguir llevando a cabo la depuración de sus policías municipales", refirió.

Señaló que los guerrerenses desean vivir en paz, con mejores oportunidades de trabajo, y rechazan de manera contundente la violencia.