El presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano, destacó que tiene buena comunicación con el coordinador de bancada del PRD en el Senado, Miguel Barbosa, quien presentó junto al panista Ernesto Cordero una iniciativa de Reforma Política.

Entrevistado luego de participar en la instalación de la mesa para la reforma política-electoral, el líder del Partido de la Revolución Democrática (PRD) señaló incluso que le ha planteado a Barbosa Huerta que se tienen que armonizar los trabajos sobre el tema.

"Nada está vetado, ellos pueden hacer los foros que han anunciado y al mismo tiempo estar presente los coordinadores de los grupos parlamentarios que anunciaron actividades relacionadas con la reforma política, los del PAN y del PRD. No hay antagonismos, no estamos rivalizados con el Congreso", aseveró.

El dirigente perredista descartó que en esa fuerza política pueda presentarse un escenario de ruptura con su coordinador en el Senado similar al del Partido Acción Nacional (PAN), debido al tema de la reforma política, aunque haya integrantes en su bancada que critican al Pacto por México.

"Y que les quede claro que no estamos en una pretendida reforma política limitada o en donde a ti te toca esto y a ti te toca esto otro y cada quien se lleva su partecita, eso es una concepción muy equivocada de lo que debe ser la construcción de los acuerdos", enfatizó.

Dijo que esta reforma no será un "toma y daca", pues están en la mesa los grandes temas que le sirvan al país, de los puntos de vista y propuestas de cada quien "y a partir de ahí identificamos qué es lo coincidente, pues así como construimos reformas en grandes temas".

Durante su discurso ante los integrantes del Consejo Rector del Pacto por México indicó que "se equivocan quienes ven o quieren ver al Pacto como una competencia con el Poder Legislativo".

"El Pacto por México es para construir acuerdos, el Pacto por México, en realidad ha cambiado o ha comenzado a cambiar el paradigma de la política", expuso.

Zambrano sostuvo que dicha reforma implica la necesidad de un Poder Legislativo fuerte que equilibre al Ejecutivo y evite excesos, pues la corrupción, sobre todo en los estados de la República, se ha gestado debido a esa falta de control.