La actriz Ana Layevska busca apoyo en su novio Rodrigo Moreira para construir a su personaje en la telenovela "Dama y obrero", que hace poco más de un mes inició grabaciones en Estados Unidos.

Su actual pareja sentimental es ingeniero de profesión y la aconseja para desempeñar de manera acertada a "Ignacia Santamaría", quien erige edificios y labora en una constructora.

"Es una mujer a la que el público verá en acción la mayor parte del tiempo, por lo que tengo al mejor capacitador. Mi novio Rodrigo es ingeniero, me ha dicho cómo piensan, cómo ven una construcción, cómo resuelven los conflictos.

"Además, 'Ignacia' usará casco, botas, carga planos, cemento, encarga varillas, en fin, estaré súper integrada a la profesión, aunque en la vida real desconozco bastante, pero ya iré aprendiendo", comentó a Notimex en entrevista.

"Dama y obrero" es una telenovela clásica que narrará el romance prohibido entre "Ignacia" y el obrero "Pedro" (José Luis Resendez).

"Ella trabaja con su prometido ´Tomás´ (Fabián Ríos) en una constructora, pero al sostener una riña, por azares del destino, se aparece 'Pedro' para defenderla y de inmediato surge un clic entre ellos. Más tarde, confirmará que es el obrero de la construcción.

"Tendrá que verlo todos los días y aunque sienten una profunda atracción, ambos tienen una vida que les impide estar juntos. Además, tendrán que enfrentar los prejuicios de las clases sociales", adelantó la actriz.

La historia se estrenará el 25 de junio también con las actuaciones de Felicia Mercado y Sofía Stamatiades, entre otros.

Desde 2010 Ana Layevska cambió su residencia a Estados Unidos, para firmar contrato indefinido con la cadena Telemundo con la que ha estelarizado los melodramas "El fantasma de Elena" (2010) y "Mi corazón insiste" (2011) y "Relaciones peligrosas" (2012).

"Me fui porque tenía ganas de trabajar en Estados Unidos para el mercado latino, pues considero que lo integran personas muy agradecidas aunque es difícil llegarles, ya que viven entre la nostalgia de estar lejos de sus países y con un estilo de vida diferente", platicó.

Admitió que Televisa, empresa con la que se dio a conocer en el plano artístico, la ha buscado para encabezar proyectos; sin embargo, no han llegado a un acuerdo, pero tampoco descarta que algo se pueda dar en un futuro, "pues nunca se sabe".

Aunque en México Ana Layevska logró ser reconocida, en la actualidad no sabría responder si de haberse quedado más tiempo hubiera logrado fincar una carrera tan sólida como hoy la tiene.

"El hecho de que el público mexicano me recuerde después de tres años de ausencia en la pantalla nacional, es un gran reconocimiento, pero no sé qué tipo de variables pudiese haber tenido mi carrera en caso de haberme quedado en la ciudad, es difícil responderlo", sostuvo.

Lo cierto es que hoy se define como una mujer plena en lo profesional, tanto que desea sobresalir siempre en proyectos internacionales, por ejemplo, en cine, género que retomará una vez que concluya su compromiso en "Dama y obrero".

"Aunque me considero una buena actriz, jamás me atrevería a producir si no puedo ser igual de talentosa. Si no completo esos niveles, prefiero no meterme y mejor continuar como estoy. Además, necesitaría de un buen equipo, el cual todavía no conozco", señaló.

Mujeres desquiciadas, asesinas, dulces, villanas y más ha interpretado en sus más de 15 años de trayectoria artística y aunque todo personaje que le encomiendan es un reto, Layevska desearía incursionar en la comedia.

"Precisamente en el 'stand up comedy'. Sé que me costaría muchísimo trabajo, pero me encantaría. También me agradaría hacer a un personaje mucho más joven que yo, o regresar al teatro y hacer 'Un tranvía llamado deseo' u otra obra clásica, quizá de William Shakespeare.

"Me interesan proyectos que requieran de todo mi estudio, que sean de época", indicó la joven de 31 años que en su momento participó con éxito en los montajes "La prueba" y "Las mariposas son libres".

Entre otros proyectos a corto plazo, mencionó que continúa inmersa en la música, ya que desde niña toca el violín y otros instrumentos. Por ello, es que sostiene pláticas con un DJ para incursionar en lo electrónico.

"Quiero grabar varios temas con él y hacer presentaciones en antros y bares. Me gusta mucho la música electrónica y definitivamente sería algo muy diferente en mi vida", puntualizó la artista, que por lo pronto se define profundamente enamorada de un hombre extraordinario: Rodrigo Moreira, con quien sale desde hace tres meses.