El Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, afirmó que el reto de la Reforma Político-Electoral es pasar de una democracia que gobierne a una que transforme, así como de una democracia electoral a una donde la participación de los ciudadanos sea la base para la toma de las decisiones públicas.

Osorio Chong, dijo que la hora de la política es hoy, de ahí que llamó a hacer que el diálogo y los acuerdos sean parte de la normalidad, sin desconocer lo complejo que ha sido llegar a consensos dentro del Pacto por México.

"Dirían por ahí -y lo decimos a cada rato nosotros-, así nos llevamos diciéndonos las cosas en un debate pulcro y abierto, pero construyendo por México", anotó el responsable de la política interna del país durante la instalación de la Mesa para la Reforma Político-Electoral.

En el Palacio de Minería, destacó que la nueva reforma electoral debe construirse "con la mira puesta en la equidad de las contiendas, la certeza en los resultados y, principalmente, en generar mayor confianza a todos los ciudadanos".

Ante los dirigentes nacionales de los partidos Acción Nacional (PAN), Gustavo Madero; de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Zambrano y Revolucionario Institucional (PRI), César Camacho, expuso que el México actual demanda un sistema político más dinámico, transparente y competitivo, así como más eficiente y menos costoso.

De tal suerte, refirió que ante las propuestas que han presentado diversos actores políticos, es necesario construir una agenda que jerarquice temas y defina prioridades.

En este proceso, detalló, se perfilan dos componentes diferenciados: por un lado, los ajustes al marco que regula la lucha democrática por el poder político y, por el otro, un conjunto de redefiniciones a la dinámica de su ejercicio.

"Enfrentemos el reto mediante un diagnóstico compartido, definiendo alcances y límites de la reforma, con una concepción integral del sistema electoral y de partidos, evaluando la inclusión de temas pendientes y la consistencia entre las partes, así como la factibilidad de las propuestas", enfatizó el responsable de la política interna del país.

Osorio Chong reconoció que en la democracia caben los disensos, "pero debemos trabajar todos privilegiando el acuerdo, la moderación, el respeto mutuo y, sobre todo, el respeto a la ley y al estado de derecho".

"Necesitamos una reforma que revise procedimientos y fortalezca instituciones; que abra espacios para todas las expresiones de la sociedad y que quien se excluya sea por su decisión, no porque no cuente con un espacio real de participación", abundó.

De tal suerte, instó a crear los instrumentos regulatorios correctos que permitan mejorar las condiciones de competencia electoral, sin caer en una sobrerregulación que genere ineficiencia.

Pidió además impulsar gobiernos, institutos y organizaciones que hagan de la democracia un ejercicio cotidiano de diálogo y construcción de acuerdos en beneficio de la sociedad.

Además, que fortalezcan la inclusión y la resolución pacífica de los conflictos para una nueva gobernabilidad democrática; "la democracia no debe ser un fin en sí misma, debemos buscar que esta sea un medio para que los ciudadanos vivan en un México en paz, tengan mejores resultados de sus gobiernos y con ello, una mejor calidad de vida", concluyó.