Aproximadamente fueron 500 metros cúbicos de tierra los que se desgajaron la noche de este domingo en el kilómetro 70 de la autopista México-Querétaro, provocando la pérdida de siete vidas atrapadas en sus vehículos.

La Secretaria de Comunicaciones y Transportes, por instrucción de su titular Gerardo Ruiz Esparza, trabaja en la actualización de estos y otros taludes, verifica sus condiciones y la cercanía de aquellos que pueden representar un riesgo para las zonas urbanas aledañas, con el fin de evitar otras tragedias como la suscitada ayer.

Al concluir las labores de limpieza, estimaron que podría ser hasta mañana martes cuando se reabra la circulación, toda vez que con dirección hacia el Distrito Federal continuará cerrada la vialidad, a la altura del kilómetro 84.

Los desvíos son por el arco norte, a la antigua carretera México-Querétaro, o por Jilotepec, Estado de México.

Mientras, en dirección hacia Querétaro, la vialidad fluye normalmente.