El presidente municipal de Corregidora, Antonio Zapata, confirmó que cuatro policías municipales fueron separados del cargo hace 10 días acusados de presunta violación.

Los policías son acusados de beber en horario de trabajo y presuntamente violar a una persona que acudió primero a presentar su queja a la Secretaría de Seguridad Pública de Corregidora y después al ministerio público.

Con esta separación, suman 34 policías cesados o separados del cargo, de una corporación de 300 elementos que de acuerdo con el edil aún es confiable y sólo tiene algunas "manzanas podridas".

"No podemos ir a convivir o a festejar con ninguna persona en horario de trabajo, mucho menos que ingieran bebidas alcohólicas. Seguiremos depurando hasta las últimas consecuencias", agregó.

Dijo que la víctima era una persona a la que los policías conocían, "se habían puesto de acuerdo para ir a tomar, terminó la fiesta, y estaban en servicio, esta persona les dijo llévenme a mi casa y ahí fue donde se desencadenaron los hechos".

Tres de los policías pasaron los exámenes de evaluación y control de confianza y uno era mando dentro de la corporación, por lo que insistió que no se puede permitir "que ningún elemento se vaya por el camino equivocado".

Pidió confiar en los policías municipales, sobre todo ahora que se tiene una visión metropolitana y agregó que el hecho de que "nos detengan o nos extorsionen algunos malos policías no quiere decir que no podamos confiar en todos".

Al respecto, el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Querétaro (CEDHQ), Miguel Nava Alvarado, aclaró que aún no tienen queja por este caso, porque es tema de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).