Nicaragua iniciará el proceso oral en juicios laborales y sociales a partir del miércoles próximo en procura de dinamizar y modernizar la administración de justicia, anuncio hoy el magistrado de la Corte Suprema de Justicia, Rafael Solís.

La aplicación del Código Procesal de Trabajo y de la Seguridad Social agilizará los juicios y las sentencias serían dictadas en un período de dos a cuatro meses, dijo en conferencia de prensa.

Los trabajadores "no tendrán que rendirse por hambre" porque el proceso será dinámico y el fallo "en poco tiempo", afirmó.

En promedio, las autoridades atienden unas 200 demandas mensuales, sin embargo, el numero aumentaría por la apertura a los reclamos de seguridad social que ascenderían a "decenas de miles".

De forma sostenida, los adultos mayores han salido a las calles y han protestado en las oficinas del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) en Managua en reclamo de una "pensión reducida" por incumplir con cotizaciones establecidas para una jubilación.

La Unidad Nacional del Adulto Mayor (UNAM) no ha cesado en sus demandas para mas de dos mil 500 afiliados que no llegaron a completar 750 semanas de cotizaciones.

Las autoridades del INSS no han respondido al clamor de los ancianos, el único sector que ha salido en protestas callejeras en contra del gobierno sandinista.

El proceso contempla el tramite conciliatorio y estableció un techo máximo de indemnización de 100 mil córdobas (unos cuatro mil dólares).

Nicaragua es el primer país de Centroamérica y el cuarto de América Latina en establecer nuevas normativas de Derecho Laboral, afirmó Solís.

Honduras y El Salvador han iniciado el proceso de elaboración de sus códigos procesales laborales, en una "tendencia generalizada a nivel regional" a fin de imprimir celeridad a las demandas.

Al final del año, 15 jueces funcionaran a nivel nacional, incluidos seis en Managua, y su numero aumentará a 23.