Campaña de reelección de Santos será un "ruido" para diálogo de paz

La eventual aspiración a la reelección del presidente colombiano Juan Manuel Santos será un "ruido" permanente para los diálogos de paz entre su gobierno y las rebeldes FARC, afirmó la analista Norma Enríquez.

La experta en temas de paz dijo este lunes a Notimex que los opositores al proceso buscarán frenar de cualquier manera la continuidad de Santos en el poder "deslegitimando" la negociación de paz, que ya comenzó a dar sus frutos.

"Ellos saben que si los diálogos tienen éxito, Santos logrará el apoyo de los colombianos en las urnas para su reelección, por lo que serán un ruido permanente para abortar el proceso de paz", sostuvo la activista social.

Advirtió, sin embargo, que "cada vez se suma más gente a los esfuerzos de paz y que quienes le apuestan a su fracaso, se están quedando solos" en su campaña para evitar una salida política a 50 años de confrontación militar.

Santos anunció hace dos semanas que espera que sus políticas sean "reelegidas" en los comicios de mayo de 2014, para lo cual nombró a un equipo liderado por su ex ministro de Vivienda, Germán Vargas, para que las defienda.

El jefe de Estado informó además que una decisión sobre si aspirará a un segundo período presidencial la tomará seis meses antes de las elecciones, en cumplimiento a las reglas de juego que rigen la contienda electoral interna.

Tras sus declaraciones, las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) dijeron que esperan que en la campaña por un nuevo mandato, el presidente Santos dé "continuidad" a los diálogos que se desarrollan en La Habana.

"Sería una buena oportunidad para que en la campaña electoral que se inicia, y si es reelecto, se dé continuidad, al margen de si sale triunfante o no, a que el proceso de paz continúe", afirmó su vocero, Rodrigo Granda.

El gobierno y las FARC lograron esta víspera un acuerdo en el tema agrario, considerado el más sensible de la negociación, y anunciaron que desde el 11 de junio abordarán el segundo sobre la participación política de los reinsertados.

La agenda, que comenzaron a discutir las partes en noviembre pasado, con Cuba y Noruega como garantes y Chile y Venezuela como acompañantes, incluye además salidas al narcotráfico, fin del conflicto y reparación de víctimas.

Analistas prevén que tras el primer acuerdo alcanzado en la mesa, sectores afines al ex presidente colombiano, Álvaro Uribe Vélez (2002-2010), partidarios de una salida militar, aumentarán sus críticas al proceso de paz.