La Corte europea de Derechos Humanos condenó hoy a Italia por trato inhumano y degradante a los presos y le dio un año de plazo para resolver el problema de la sobrepoblación penitenciaria.

El veredicto confirmó una sentencia emitida el pasado 8 de enero, según la cual Roma viola los derechos de los detenidos al mantenerlos en celdas en las que tienen a disposición un espacio de menos de tres metros cuadrados.

La denuncia fue presentada por los abogados de 7 presos en las cárceles de Busto Arsizio y Piacenza (norte) que, según la sentencia definitiva, deberán ser indemnizados con 100 mil euros.

Roma había presentado una impugnación contra esa decisión, pero fue rechazada este día por la Corte europea de Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo, Francia.

El tribunal dio un plazo de 12 meses para que Italia encuentre una solución a la sobrepoblación en sus cárceles y establezca un procedimiento que permita indemnizar a quienes han sido víctimas de esa situación.

Según un reporte de la asociación no gubernamental Antigone, las cárceles italianas tienen capacidad para 45 mil 588 presos, pero alojan a 66 mil.

Denunció que es común que haya ocho personas en celdas en las que teóricamente sólo pueden entrar cuatro o dos.

De acuerdo con expertos, si en un año el país no resuelve el problema de sobrepoblación carcelaria podría verse obligado a indemnizar a miles de detenidos.