La Defensoría de los Habitantes de Costa Rica anunció hoy que expondrá la crítica situación de hacinamiento penitenciario en el país ante instancias de las Naciones Unidas (ONU) y de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Se trata del Subcomité de la ONU para la Prevención de la Tortura y la Relatoría de la OEA sobre los Derechos de las Personas Privadas de Libertad, informó en conferencia de prensa la titular de la entidad defensora de los derechos humanos, Ofelia Taitelbaum.

La funcionaria indicó que ambas entidades serán invitadas a visitar esta nación centroamericana, para verificar la situación y aportar a la solución del problema.

Para ello, este lunes fueron dirigidas cartas, respectivamente, al secretario general del subcomité de Naciones Unidas, Patrice Gilibert, y al relator de la OEA, Rodrigo Escobar, detalló.

Indicó que la sobrepoblación penitenciaria general costarricense es de 35 por ciento, 15 puntos por encima del 20 por ciento que, según parámetros internaciones marca el nivel a partir del cual se considera que existe hacinamiento.

Al desglosar las cifras por cada uno de los 15 establecimientos penitenciarios de este país, el Centro Penal La Reforma -la principal instalación a nivel nacional-, en las afueras de esta capital, registra la situación más crítica, con 60 por ciento.

Le siguen los centros penales San José (63 por ciento), San Carlos (52), Pérez Zeledón (41), Cartago (38).

"El sistema penitenciario se encuentra en una situación de hacinamiento crítico", advirtió Taitelbaum.

"Muchas personas deben permanecer en las cárceles en condiciones que afectan la dignidad humana, y las posibilidades de acceder a servicios como salud, educación y trabajo son limitadas", agregó.

Ello, "ante la demanda y la insuficiente oferta por parte de las autoridades penitenciarias", indicó.