El presidente en turno de la Unión Africana (UA), Hailemariam Desalegn, acusó hoy a la Corte Penal Internacional (CPI) de emprender una "cacería racial", ya que casi todos procesos que llevó o lleva a a cabo en la actualidad son contra africanos.

"El 99.0 por ciento de los casos de la CPI es contra africanos. Esto muestra que algo está mal en el sistema de la Corte Penal Internacional", afirmó Desalegn en declaraciones a la prensa en Adis Abeba, Etiopía, tras la clausura de la cumbre de la UA.

El también primer ministro de Etiopía recordó que cuando se creó la CPI "el objetivo era evitar toda suerte de impunidad, pero ahora el proceso ha degenerado en una suerte de cacería racial, en una cacería de africanos", según un reporte del sitio Africa Review.

Desalegn expresó con sus declaraciones su rechazó al procesos del corte internacional de La Haya contra el presidente keniano, Uhuru Kenyatta, y su vicepresidente, William Ruto, imputados por la CPI por supuestos crímenes de lesa humanidad.

El jefe de gobierno recordó que durante la reciente cumbre de la UA, que terminó el fin de semana, los jefe de Estados y de gobierno del bloque europeo se mostraran a favor de que la CPI transfiera a Kenia el caso de Kenyatta y Ruto.

"Los líderes africanos han acordado que el proceso se ha convertido en un lío. La persecución de estos líderes africanos es algo confuso", subrayó el actual presidente de la UA, que congrega a 54 países del continente africano.

Kenyatta y Ruto, como jefe de Estado y vicepresidente de Kenia, en las elecciones del 4 de marzo pasado son acusados de crímenes contra la humanidad por su presunta responsabilidad en la violencia post lectoral de fines de 2007, que dejó más de mil muertos y 600 mil desplazados.

Desde su creación en 2001, la CPI ha inculpado a unas 30 personas por crímenes contra la humanidad ocurridos en ocho países de África: la República Democrática del Congo, República Centroafricana, Uganda, Sudán, Kenia, Libia y Costa de Marfil.