El nuevo primer ministro de China, Li Keqiang, declaró hoy aquí que su país y Alemania pueden convertirse en "la pareja ideal" a nivel económico internacional, ya que las dos economías se complementan y pueden abrir juntas nuevos mercados.

Ofreció a las empresas alemanas privilegiar su ingreso a los sectores de servicios y de salud en China.

Li destacó que la marca "Hecho en China" apenas está en sus comienzos mientras que "Hecho en Alemania" ya está constituída. "Si combinamos a ambas en forma ideal y óptima, entonces de esa unión surgirá la pareja ideal", dijo.

Con ello quedó de manifiesto el objetivo de su visita a Alemania, el único país de la Unión Europea que visitó en su primera gira de presentación como primer ministro. También estuvo en India, Pakistán y Suiza. Este último país no pertenece a la Unión Europea.

Durante el encuentro en Berlín con el ministro alemán de Economía, Philipp Rösler, y con presidentes de diversos consorcios y empresas alemanas y chinas, señaló que "China impulsará en forma imperturbable las reformas y la apertura hacia el exterior".

El primer ministro chino dijo antes de partir de Alemania que garantizaba que las empresas extranjeras recibirán en China el trato para una competencia justa así como la protección a la propiedad intelectual.

Aseguró que será así porque se trata de una "decisión estratégica" de China. De lo contrario, indicó, también se frenarían la innovación y la motivación de los empresarios chinos.

Li puso de relieve que Alemania y China están en contra del proteccionismo en el comercio. Reconoció que las empresas chinas hasta el momento sólo han invertido poco en Alemania.

De acuerdo a los datos que presentó el presidente del Comité alemán del Asia-Pacífico, quien también es el presidente del consorcio Siemens, Peter Löscher, empresas chinas han invertido hasta ahora sólo mil 200 millones de euros en Alemania, mientras que las empresas alemanas en China han canalizado 35 mil millones de euros en inversiones.

El primer ministro chino dijo que la desaceleración del crecimiento económico chino a 7.7 en el primer trimestre de este año es "todavía adecuado".

La meta es duplicar para el 2020 el Producto Interno Bruto per cápita en comparación con el nivel que éste tenía en 2010. Para ello son necesarias tasas de crecimiento anual de 7.0 por ciento.