El gobierno alemán se mantiene firme en su pronóstico de que habrá un millón de autos eléctricos en las calles de Alemania para el 2020, señaló hoy aquí el Ministro de Transporte, Peter Ramsauer.

En el marco de la Conferencia sobre Electromovilidad, que este lunes se llevó a cabo en Berlín con la participación de la canciller federal, Angela Merkel, Ramsauer puntualizó que la capacidad de esos autos en la vida cotidiana y su precio son los dos factores esenciales para su éxito.

Declaró en la conferencia que en los últimos años se han alcanzado logros importantes en el país en el terreno de los electroautos pero que algunos problemas resultaron ser más difíciles de solucionar de lo que se había pensado.

Si bien el Ministro expresó confianza en que se alcanzará la meta de 2020, no dijo cómo, ni tampoco hizo declaraciones en cuanto a una eventual prima pagada por el estado para subvencionar ese tipo de vehículos mientras se imponen en los mercados consumidores.

El ministro de Economía, Philipp Rösler, quien es además presidente del Partido Liberal (FDP) lanzó un llamado a los productores alemanes de autos para que cumplan con sus promesas en materia de expansión de la tecnología de electromovilidad.

Sólo así se podrá lograr la meta fijada para el 2020, dijo al diario Rheinische Post.

Expresó que las marcas productoras alemanas deberían de colocar con mayor rapidez más modelos de electroautos en los mercados, y al mismo tiempo mantener sus promesas de invertir 17 mil millones de euros en la investigación y en el desarrollo de motores alternativos.

El presidente de la automotriz alemana Daimler, Dieter Zetsche, demandó por su parte en el marco de la conferencia de este lunes en Berlín que se apliquen más estímulos estatales para los autos eléctricos, a lo que llamó una política consecuente de fomento.

Zetsche dijo en relación a las cada vez más estrictas cuotas europeas para la emisión de gases de los autos, que en el balance total de las empresas automotrices deberían contar con mayor peso los electroautos producidos.

Afirmó que ese sería un incentivo para las casas productoras de autos para sacar al mercado más autos eléctricos.

Apuntó que ese tipo de vehículo enfrenta actualmente una enorme y difícil competencia por parte de los autos que se mueven tanto con gasolina como con diesel. Atribuyó lo anterior a los kilómetros que pueden recorrer los electroautos frente al precio y los costos del vehículo.

El ministro de Economía, Philipp Rösler, se pronunció en contra del pago de una prima del gobierno para la compra de cada auto eléctrico. Dijo que eso sólo sería un estímulo pasajero y que lo que se necesita es que ese tipo de auto se establezca en el mercado consumidor.

Además se necesitan definir estándares europeos y nivel mundial para ese tipo de vehículo, dijo.

El presidente de la Asociación Alemana de la Industria Automotriz, Matthias Wissmann, declaró en la conferencia, por su parte, que con las condiciones marco adecuadas se pueden elevar claramente las ventas de autos eléctricos en los próximos años.

Propuso, entre otras cosas, que las empresas que encarguen flotillas de electroautos obtengan mayores deducciones fiscales.

Los productores alemanes de autos presentarán a lo largo del 2014 un total de 16 nuevos modelos de electroautos, así como autos híbridos que combinan y alternan el consumo de gasolina con el de electricidad o con el gas liquido o terrestre.

En Alemania circulaban al término del 2012 un total de 30 millones 206 mil 472 automóviles que cargan gasolina y que constituyen el 69.6 por ciento de los autotransportes en el país europeo.

Los que consumen diesel son 12 millones 578 mil 950, el 29 por ciento del total. Ambos suman poco mas de 42 millones de autos.

A ellos se añaden los que consumen gas líquido (494 mil 777 autos), los de gas terrestre (76 mil 284 autos), híbridos (64 mill 995 autos) y los autos eléctricos que ocupan el último lugar con siete mil 114 autos. Estos modelos alternativos son un total de casi ocho millones.

Las marcas automotrices alemanas tienen en las francesas y en las japonesas duras competidoras, que también están sacando a la venta y a la circulación autos con energías renovables.

Las marcas de esos dos países van por delante de Alemania en lo que respecta a autos eléctricos e híbridos (gasolina y electricidad, o electricidad y gas).