La Unión Europea (UE) rechazó hoy avanzar en las negociaciones para la adhesión de Turquía a la mancomunidad mientras que el país no cumpla con los compromisos que asumió en cambio de ello.

Tras una reunión en Bruselas con el ministro turco de Asuntos Exteriores, Ahmet Davutoglu, los cancilleres europeos afirmaron "constatar con mucho pesar que, pese a las repetidas demandas, Turquía aún se niega a cumplir con sus obligaciones".

Según los Veintisiete, las pláticas dependen de que el gobierno de Ankara ratifique e implemente el acuerdo de readmisión de inmigrantes ilegales pactado con la UE el pasado año con el objetivo de detener el flujo de indocumentados en Grecia.

El país también está bajo presión para normalizar sus relaciones con Chipre, cuya región norte sigue bajo control turco desde 1974.

"La UE ha constatado igualmente que Turquía no ha realizado ningún progreso hacia la normalización de sus relaciones con la República de Chipre", agregó el comunicado de los cancilleres europeos.

Aún así, el comisario europeo de Ampliación, Stefan Füle, afirmó que la mancomunidad pretende abrir en junio un nuevo capítulo en las negociaciones, relativo a la política regional.

Por su parte, el canciller turco afirmó que el bloqueo en las negociaciones se debe a "motivos políticos" y pidió la apertura de los capítulos sobre las relaciones exteriores para ofrecer una "nueva perspectiva estratégica" en las relaciones de su país con la UE.

Los "17 capítulos (de un total de 35) están bloqueados por razones políticas. Debemos desbloquear ese proceso porque, a ese ritmo, necesitaremos 50 años para concluirlo", se quejó.