Las empresas alemanas que producen "armas pequeñas" exportaron 76.15 millones de euros en 2012, las más importantes en los pasados 15 años y el doble que el año anterior, publicó hoy el diario Süddeutsche Zeitung.

El gobierno alemán clasifica como "armas pequeñas" ametralladoras, rifles, y armas de fuego automáticas y semiautomáticas.

La exportación de esas armas es controversial a nivel mundial porque, en comparación con las armas grandes, son las principales responsables del número de muertos en conflictos en el mundo.

La fuente en la que el diario basó su información es la respuesta del ministerio alemán de Economía a la pregunta que sobre ese tema le planteó la fracción parlamentaria del partido La Izquierda.

El ministerio también informó que la exportación de esas armas producidas en Alemania se somete a reglas muy "severas", en particular cuando se venden a países en vías de desarrollo y terceros países.

Ese tipo de armas son fáciles de adquirir en los países en desarrollo y aparecen una y otra vez en regiones en crisis por medio por vías clandestinas, comentó el diario.

Como terceros países se designa en Alemania a los que no son miembros de la Unión Europea ni de la Organización del Tratado de la Alianza Atlántica, tales como Australia, los latinoamericanos o asiáticos.

El legislador de La Izquierda, Jan van Aken, declaró al diario alemán que esas armas son el armamento de aniquilación masiva del siglo XXI, y ya exportadas son movilizadas de una guerra a otra, completamente fuera de control oficial.

Agregó que el gobierno alemán, en vez de duplicar los permisos para esas exportaciones, porque sin permiso oficial no se venden al extranjero, debería prohibirlas.

También manifestó que a la fecha aparecen esas armas alemanas en todas las guerras e incluso en Afganistán, los talibanes disparan con ellas contra soldados, entre ellos alemanes.