Para el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría, es inevitable que la lucha contra la evasión fiscal se refuerce con más cooperación e instrumentos compartidos.

Recordó que hay avances en los últimos años por la OCDE y el G-20 porque "ya no tienen cabida ni la tolerancia al fraude fiscal, ilegal ni la planificación fiscal agresiva", señaló en un artículo en el diario El País.

Refirió que los 120 miembros del Foro Global sobre Transparencia e Intercambio de Información interactúan cuando hay una solicitud de información "y desde 2009 se han firmado casi mil acuerdos bilaterales para intercambiar este tipo de información; y numerosos regímenes opacos han sido desmantelados".

Reconoció que aún faltan muchos progresos, como el caso de países a los que se ha exhortado a reformar su legislación para responder a ese reto previo a un examen que se realizará en otoño entre los 120 países, con una primera lista de 50 calificaciones.

Sostuvo que algunos países piden ir más allá, y "se trata de pasar al intercambio automático de información", lo que ya apoya el G-20, ya que se puede convertir en un estándar internacional.

Indicó que presentará en junio en el G-8 una propuesta de instrumento estándar sobre intercambio automático de información bancaria, a partir de los esfuerzos de Estados Unidos y Europa.

Consideró como positivo que países como Arabia Saudí, Austria, Belice, Luxemburgo o Singapur firmarán el Convenio Multilateral de la OCDE sobre Asistencia Administrativa en Materia Tributaria el 29 de mayo, durante nuestra reunión Ministerial anual.

"Más de 60 países habrán suscrito lo que está en vías de convertirse en el instrumento de referencia para un mundo más transparente en el que ya no será posible ocultar fortunas o ingresos para evadir el pago de impuestos", apuntó.

Agregó que ya no se puede tolerar la planificación fiscal agresiva, y que "el combate contra la erosión de las bases fiscales y la deslocalización de beneficios a través de la planificación agresiva se ha convertido en una prioridad global".