El enfermero acusado de incendiar un asilo de ancianos en Sydney en 2011 se declaró hoy culpable de 11 cargos de asesinato y de provocar lesiones de gravedad a otras ochos personas.

Roger Dean de 37 años de edad emitió su declaración en un corte del estado de Nueva Gales del Sur tras cuatro meses de juicio, y el próximo jueves se podría dictar la sentencia que sería de condena perpetua.

El enfermero estaba de guardia cuando se inició el fuego y más tarde apareció en la televisión describiendo sus esfuerzos para rescatar a las personas atrapadas en el hogar de ancianos en el barrio de Quakers Hill.

Dean fue acusado un día después de ocasionar el incendio que arrasó la casa en Quakers Hill, en el oeste de Sydney, en la madrugada del 18 de noviembre de 2011, considerado como el peor en Australia en los últimos 30 años.

Dean previamente sólo se había declaró culpable de dos cargos de robo de analgésicos, reportó el sitio de noticias The Australian.

Cinco personas murieron en el lugar o luego del incendio y otras seis fallecieron más tarde a consecuencia de sus lesiones.

Durante la conflagración cientos de bomberos combatieron las llamas y lograron la evacuación de más de 80 ancianos.

El asilo carecía de sistema contra incendios, lo que ya es obligatorio en ese tipo de instalaciones en Nueva Gales del Sur.