El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en Puebla, Jair Rivelino Aguilar Cabrera, calificó de exitosa la edición del XXI Festival del Mole Poblano.

En entrevista, dijo que con el apoyo de las autoridades estatales y municipales es que se llevó a cabo el mismo, esto debido a que es un motor importante para desarrollar el turismo en los municipios y en el estado.

"A lo largo de estos años y siglos el mole ha sido un platillo que todo turista extranjero lo ha podido degustar y hasta es necesaria su exportación por el impacto que ha tenido sobre todo el poblano y es un orgullo", acotó.

Jair Rivelino dijo que buscarán llevar el festival a Estados Unidos, esto al ser un lugar donde hay muchos connacionales y en especial poblanos los cuales radican en la Unión Americana.

Destacó que el mole poblano es el más representativo de México, en donde si bien el país es rico en su gastronomía, pero el platillo barroco es el que se ha llevado el esplendor a nivel mundial.

Aguilar Cabrera indicó que el platillo barroco por excelencia ha rebasado las fronteras, pues en la actualidad son seis de cada 10 extranjeros los que han probado uno de los platillos que distinguen a Puebla.

Aguilar Cabrera enfatizó que los lugares no sólo se conocen por su arquitectura o naturaleza, sino también por su gastronomía, e incluso muchos turistas dan testimonio de la riqueza culinaria que hay en cada destino turístico como lo es Puebla.

Destacó que ocho de cada 10 restaurantes asentados en los diversos municipios venden el platillo barroco, el cual rebasa los 200 años de existir, pues la historia cuenta que a partir del siglo XVI surgió una amplia gama de recetas culinarias, entre ellas el mole, resultando de la fusión de dos culturas, la española y la indígena.