"Vamos a aguantar aquí hasta las ocho que empiece el partido si no, nos vamos a la reventa y aunque nos pongamos con ellos al estire y afloja por un boleto, esperaremos hasta que nos bajen el precio", clamaron aficionados que aún esperan boletos a las afueras del estadio Azteca.

Bajo esta consigna una veintena de aficionados aún esperaban que abrieran la taquilla del estadio Azteca con la esperanza de adquirir una entrada para la final entre Aguilas del América y Cruz Azul.

Envueltos en capuchas de plástico amarillo y azul y portando la camiseta de su equipo del mismo color, los cerca de 20 aficionados aguantaron valientemente la lluvia que comenzó a caer en la capital del país en espera de adquirir un boleto y no perderse la final del futbol mexicano.

"Yo llegué aquí desde las nueve de la mañana en espera de comprar un boleto, algunos jóvenes que estaban desde el jueves optaron por comprarlos en la reventa y se fueron pero nosotros vamos a esperar aquí hasta ver si abren la taquilla o nos vamos a la reventa", dijo Estela Hernández.

Acompañada de su esposo y de su quinceañera hija, Hernández dijo que estaban dispuestos a esperar hasta las ocho de la noche que iniciara el partido con la esperanza de que las taquillas fueran abiertas para poner a la venta algunas entradas como se mencionó en estos últimos días y de no conseguirlo, se tendrían que ir a la reventa.

"Sabemos que los están vendiendo entre tres mil 500 y seis mil pesos, pero vamos a regatear, a ver qué sucede, o los venden o se quedan con ellos, no importa que entremos casi al final pero queremos estar ahí (en la final)", sentenció.