El mexicano Javier Aguirre, técnico del Espanyol de Barcelona, se dijo satisfecho con la conducta que mostraron sus pupilos en la derrota de este domingo en el derbi catalán.

Los "periquitos" hilvanaron esta tarde su quinto encuentro sin victoria en la Liga de España, al caer 0-2 frente al Barcelona en Cornellá-El Prat, donde disputaron la penúltima jornada, la 37, de la competición local.

Aguirre reconoció marcharse dolido con el resultado, sin embargo, resaltó la actitud del plantel, la cual calificó de "ejemplar", pues aunque "duele mucho perder pero el equipo no se salió del estilo que tiene".

"Enfrente se encontró con un rival que no nos permitió hacer mucho. La conducta de los jugadores es ejemplar y no tengo nada que reprocharles", afirmó "El Vasco".

Para el timonel "periquito", sus pupilos supieron aguantar los embistes del Barça y enfrentarlo de tú a tú hasta el minuto 80, cuando el ghanés Mubarak Wakaso recibió su segunda tarjeta amarilla para salir expulsado.

"Si teníamos alguna esperanza puesta en ganar el partido, ahí se acabó. Terminó la historia. Hoy el equipo luchó y mientras estuvimos con el 0-1 estuvimos vivos. Creo que los jugadores pueden ir a casa con la conciencia tranquila y así lo ha entendido también el público que premió su trabajo", agregó.

Y concluyó: "Wakaso es un buen chico pero necesita aprender a controlar sus impulsos. Me jura que no usó insultos, pero el árbitro habla de desconsideración y ahí se acabó el partido. Con 10 ya éramos una presa fácil. Wakaso tiene margen de mejora y mucho que aprender".