Con la finalidad de evitar prácticas abusivas en perjuicio de los aficionados por la final del campeonato entre los equipos Cruz Azul y América, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) mantendrá presencia permanente antes, durante y después del juego en el Estadio Azteca y en todo el país.

Al poner en marcha la segunda etapa del Operativo Especial de Verificación, el organismo convocó a los comerciantes fijos y semifijos a no violentar la Ley.

Como parte de este programa, se reforzarán las acciones de supervisión en restaurantes, bares, cantinas y estacionamientos públicos de la Ciudad de México, del resto del país y principalmente en las inmediaciones del Estadio Azteca.

En un comunicado, refiere que la primera etapa del Operativo Especial se efectuó en el estadio Azul el pasado jueves 23 de mayo, cuando se realizaron más de 100 verificaciones tanto en las inmediaciones de este inmueble como a nivel nacional en bares, restaurantes, cantinas y estacionamientos públicos.

En estos sitios se vigiló que se exhibieran y respetaran precios de alimentos y bebidas, se entregaran comprobantes de consumo, se proporcionara información sobre promociones, así como impedir el cobro obligado de propina y otras prácticas abusivas.

Durante el recorrido, ocho establecimientos fueron emplazados a procedimiento administrativo por no respetar el precio en alimentos, no exhibir precios en montos totales a pagar y no informar al consumidor dentro de las cartas menú el contenido neto de las bebidas alcohólicas que se venden por botella.

La Profeco, que encabeza Alfredo Castillo Cervantes, precisa que los establecimientos emplazados se encuentran en los estados de México, Chiapas, Tabasco, Tlaxcala. Baja California, Tamaulipas y Michoacán.

Asimismo, se verificaron 160 envases de bebidas alcohólicas, de las cuales se inmovilizaron dos botellas (una en Michoacán y otra en Guanajuato), ambas por carecer de la declaración de contenido neto.

Además, se instaló un módulo de atención a los consumidores, a un costado del acceso peatonal principal al estadio Azul, donde se atendió a los aficionados que solicitaron orientación sobre sus derechos y los servicios que brinda la Profeco.

Finalmente, se colocaron dos mil preciadores en comercios semifijos y ambulantes con venta de playeras, gorras y banderines, lo que permitió a los asistentes al partido contar con información a la vista sobre el costo de los mismos.