El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, visitó hoy las zonas del sur de la ciudad de Oklahoma y de la vecina comunidad de Moore, destruidas el pasado lunes por un poderoso tornado que provocó la muerte de 24 personas.

En rueda de prensa, en la comunidad de Moore, la más afectada por el tornado de intensidad EF-5, el mandatario llamó a los estadunidenses que puedan ayudar a las víctimas de alguna manera, a que lo hagan, ya sea como voluntarios o donando a organizaciones como la Cruz Roja.

"La comunidad de Moore (Oklahoma) debe saber que su país continuará aquí con ellos, junto a ellos, siempre y cuando sea necesario", dijo Obama.

Obama llegó alrededor de las 12:00 horas de este domingo (18:00 GMT) a la Base Aérea de Tinker a bordo del avión presidencial "Air Force One", en una visita de varias horas por las zonas más afectadas por la tormenta, en compañía de la gobernadora de la entidad, María Fallin.

El tornado que azotó poco después de las 14:00 horas del lunes pasado, alcanzó la mayor intensidad para una tormenta de este tipo.

El torbellino arrasó con vientos de más de 300 kilómetros por hora todo lo que se le atravesó durante 40 minutos a lo largo de una franja de tres kilómetros de ancho por 17 kilómetros de largo.

De acuerdo con las autoridades, el tornado provocó la muerte de 24 personas, 10 de ellas niños y dejó más de 200 lesionados.

La tormenta destruyó o dañó unas ocho mil viviendas y causó daños materiales estimados en más de dos mil millones de dólares.