El próximo 28 de mayo, la fronteriza ciudad de Tijuana será la primera en México y en América Latina en realizar el "apagón analógico" de la televisión abierta, para dar paso a la tecnología digital, que ofrece múltiples beneficios no sólo para el televidente, sino también para el gobierno y el mercado.

Una vez que se realice el "apagón", los televidentes no podrán ver la nueva señal en sus televisores tradicionales, a menos de que le conecten un decodificador o tengan un equipo de reciente fabricación con tecnología digital.

Con el cese de transmisiones analógicas, el usuario es el principal beneficiado ya que podrá disfrutar de una mayor calidad en la imagen.

Pero también, ya que la tecnología digital permite transmitir hasta cinco canales en uno solo, también podrá aumentar la oferta de contenidos por parte de las televisoras.

En México, la televisión abierta tiene una penetración de casi ciento por ciento y es uno de los principales referentes informativos y de entretenimiento en los hogares, en donde se dedican alrededor de 4.45 horas en promedio al día.

"La televisión es hoy la principal fuente de información cotidiana para los mexicanos, afortunadamente ahora se considera un servicio de interés público con la reforma en telecomunicaciones, que garantiza el pleno derecho al acceso a la información", señaló el director general de Mediatelecom, Jorge Fernando Negrete.

En opinión del especialista, el subsidio para la entrega e instalación de decodificadores en los hogares que no tengan recursos para adquirirlos por su cuenta, es una opción indispensable para lograr el éxito de un "apagón analógico".

"No hay un solo apagón analógico en el mundo que no haya recurrido al financiamiento para decodificadores, en Estados Unidos el presidente Barack Obama lo primero que hizo fue incrementar el subsidio y retrasar un par de meses el proceso para garantiza que el mayor número de personas recibiera las señales digitales", destacó.

Del 11 de diciembre de 2012 al 12 de marzo pasado, la Cofetel puso en marcha un programa piloto en Tijuana para instalar gratuitamente decodificadores y/o antenas en los hogares de bajos recursos que dependen únicamente de las señales abiertas para recibir el servicio de televisión.

De acuerdo con el jefe de la Unidad de Sistemas de Radio y Televisión de la Cofetel, Fernando Borjón, el mecanismo instrumentado con el fin de aumentar la penetración de la televisión digital en esa ciudad es el primero en su tipo a nivel mundial.

"Contó con la intervención de 216 instaladores de antenas y decodificadores que recorrieron a pie calles, barrancas y cerros, así como el personal de la comisión encargado de dirigir y supervisar".

De acuerdo con la Encuesta sobre la Penetración de la Televisión Abierta en los Hogares (ENPETAH), el porcentaje de los hogares con capacidad para reproducir señales de televisión digital y que dependían de la señal de la televisión abierta en abril de 2012 fue de solo 3.4 por ciento.

Con la información disponible en ese momento, se proyectó un universo de entre 179 mil y 200 mil hogares en los que debían instalarse equipos que permitieran captar las señales digitales de la televisión abierta.

De acuerdo con información de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), la penetración de televisión digital en la población de Tijuana pasó de 3.4 por ciento, en abril de 2012, a 93.08 por ciento, un incremento de 89.68 por ciento en menos de un año.

En opinión del ex subsecretario de Comunicaciones, Jorge Álvarez Hoth el gobierno y el mercado se beneficiarán con el "dividendo digital", que se obtendrá de los canales analógicos que devuelvan los concesionarios cuando se realice el "apagón".

"Cuando llegue el apagón analógico se realizará el rescate de la banda de 700 megahertz, hoy los concesionarios tienen un canal digital por cada canal analógico que operan, pero cuando se concrete este proceso, tendrán que devolver el canal analógico, la suma de esos canales recuperados se conoce como el dividendo digital", resaltó.

Así, la conclusión de las transmisiones de las señales analógicas permitirá recuperar 48 Megahertz (Mhz) de espectro radioeléctrico y liberar la banda de 700 Mhz, la cual será destinada para futuros servicios de telecomunicaciones como la banda ancha móvil.

"El mercado también tendrá beneficios con la demanda de televisores planos con capacidad de recepción digital y decodificadores, se dinamizarán las ventas de los fabricantes y también generará mayor competencia con la posibilidad de licitar dos nuevas cadenas digitales de televisión", subraya Alvarez Hoth.

El "apagón analógico" en Tijuana requirió alrededor de 300 millones de pesos para instalar alrededor de 200 mil decodificadores que fueron entregados en igual número de hogares por la empresa Teletec, elegida para tal tarea por Cofetel, vía licitación.

"El beneficio social del apagón analógico es indiscutible, lo que está pasando en Tijuana ya demuestra que se puede hacer y permite un cálculo de lo que se necesitará para digitalizar el resto del país", subrayó.

La Cofetel estableció un calendario de "apagones" escalonados, en el cual se considera que las siguientes ciudades en realizar este proceso serán Mexicali, Baja California; Ciudad Juárez, Chihuahua; Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros, Tamaulipas; y Monterrey, Nuevo León.

Las ciudades de México, Guadalajara, así como el centro del país, entrarían en una tercera etapa para continuar con el resto de las entidades de forma paulatina, a fin de que el 31 de diciembre de 2015 se concluya la transmisión de las señales analógicas en todo el territorio nacional.