El ciclista Italiano Vincenzo Nibali (Astana) se proclamó, por primera vez en su carrera, campeón del Giro de Italia, al terminar en la primera posición general de la última etapa de la competencia con un tiempo de 84:53.28.

La jornada finiquitó con la victoria del Británico Mark Cavendish (Omega), quien obtuvo su quinta victoria en la carrera, después de 197 kilómetros recorridos desde Riese Pío X hasta Brescia, con un tiempo de cinco horas, 30 minutos y nueve segundos.

Luego de la salida del británico Bradley Wiggins por una infección pulmonar, quien era señalado por muchos como el favorito, Nibali logró mostrar condiciones para superar de manera contundete al resto de sus rivales, para así mantenerse en la cima de la clasificación.

Su rival más cercano fue el colombiano Rigoberto Urán, quien a sus 26 años ofreció una carrera llena de esfuerzo y coraje, mismos que lo llevaron a terminar a 4 minutos 43 segundos del local, y de esta manera conseguir una segunda posición histórica para el ciclismo de su país.

Por su parte, su compatriota Carlos Betancur hizo lo propio y concluyó en la quinta posición de la general, lo que le valió el título de campeón de los jóvenes.

A pesar del constante frío provocado por la lluvia y la nieve, las últimas vueltas del Giro concurrieron con una emotiva batalla entre los punteros de la carrera, lo que tampoco amenazó en ningún momento el liderato del ciclista de 28 años.

Nibali terminó con dos victorias de etapa, la última conseguida el sábado en la 20ª y penúltima, en la despedida a la alta montaña en el Refugio Auronzo.

El "Tiburón del Estrecho" había sido segundo en la edición de 2011 y tercero en la de 2010. No obstante, en la edición 2013 por fin cumplió el sueño de ser el primer siciliano en conquistar la máxima posición del Giro.

Además de Uran, Nibali compartió el podio con el Australiano Cadel Evans (BMC), quien terminó tercero de la prueba. A los 36 años obtiene el mejor resultado para un ciclista de esa edad desde 1928.