Las autoridades continúan hoy la búsqueda del atacante que intentó degollar a un militar francés que patrullaba un barrio financiero en el oeste de París, recogiendo diferentes testimonios y las grabaciones de las videocámaras.

La Fiscalía antiterrorista de París inició una investigación sobre el apuñalamiento del soldado, un suceso que ocurrió el sábado y que todavía no ha sido vinculado oficialmente con una acción terrorista, informó el procurador Robert Gelli.

La pesquisa fue encargada a la sección antiterrorista de la Fiscalía de París, cuyos agentes analizan particularmente las grabaciones de las cámaras de video situadas en la zona donde un hombre hirió en el cuello al efectivo castrense.

Los agentes están viendo el material en busca de más pistas para dar con el paradero del atacante, según el diario francés Le Parisien.

De acuerdo con los primeros resultados, el presunto agresor, que huyó tras cometer el crimen, es un hombre norafricano de entre 25 y 30 años de edad y de 1.90 metros de altura que lucía barba y vestía una chilaba (una túnica árabe con capucha) y un gorro blanco.

El soldado Cedric Cordier, de 23 años, quien fue herido con un arma blanca en el cuello la tarde del sábado en el distrito de La Defense, situado en el oeste de París, fue trasladado al cercano hospital militar de Percy.

Cordier estaba patrullando una zona de la capital, como parte del sistema de vigilancia antiterrorista de Francia, que ordenó a las tropas desplegarse en los lugares turísticos, comerciales y de transporte de alto nivel de la capital.

El presidente Francois Hollande aseguró que no hay vínculos "en esta etapa" entre el ataque contra el soldado francés y el asesinato de un militar británico en el barrio de Woolwich (sur de Londres), el miércoles pasado.

El ministro del Interior, Manuel Valls, afirmó por su parte que el agresor "sin duda quería matar al soldado", pero pidió prudencia antes de vincularlo con el asesinato de Londres.

"Hay elementos -la violencia repentina del ataque- que podrían permitir considerar que puede haber alguna comparación con lo que pasó en Londres", declaró Valls.

El ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian, quien visitó anoche al soldado en el hospital, advirtió que él y Valls encabezarán "una lucha sin cuartel" contra el terrorismo.