El candidato presidencial opositor Norman Quijano reiteró que el presidente Mauricio Funes pactó con los pandilleros, en respuesta a la advertencia que le hiciera el mandatario salvadoreño de demandarlo por difamación.

Quijano, de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), declaró a varios medios que el traslado de reos pandilleros en las cárceles, las reuniones de los líderes de estos grupos en los penales y las ruedas de prensa que realizan son prueba de que el gobierno pactó con los criminales.

Respecto a la advertencia de Funes de interponer una demanda, el actual alcalde de San Salvador manifestó: "Nos tiene acostumbrados el señor presidente, todos los sábados, a que avienta pedradas para todos lados".

Funes se refirió durante el programa de radio sabatino al mensaje que ha lanzado Quijano por todos los medios de comunicación, como parte de su estrategia electoral adelantada, en el que afirma que nunca negociaría con los pandilleros delincuentes.

"El gobierno ha dejado a nuestras familias completamente desprotegidas. Yo no estoy de acuerdo con pactar con criminales y sé que tú tampoco, por eso siempre voy a estar al lado de las familias salvadoreñas", dice el spot de Quijano que se difunde desde la semana que recién finaliza.

"Para la delincuencia no hay tregua. Soy Norman Quijano y juntos vamos a recuperar a El Salvador", agrega el mensaje que se repite de manera insistente en la radio y televisión y que también aparece en los diarios.

"Este spot del alcalde Quijano en particular constituye un delito, no cabe ninguna duda que constituye un delito y una falta absoluta de criterio y de sensatez", dijo el jefe de Estado.

Advirtió a Quijano le está atribuyendo a él y a su gobierno "una actitud criminal" y que realiza una grave "acusación sin fundamento ni prueba alguna".

"Cuando nos atribuye la actitud de pactar con los delincuentes y de desproteger nuestras familias nos está atribuyendo la comisión de un delito y eso se llama difamación. Él está difamando al gobierno y al presidente" y tendrá que probarlo, añadió Funes.

Enfatizó que Quijano "está utilizando un lenguaje populista" ya que "en las encuestas hay un porcentaje todavía importante de la población que no ve con claridad la tregua, entonces él piensa que hay que montarse en eso y aparecer como un candidato que no cree en la tregua".

La tregua pactada por las dos principales pandillas rivales, bajo la mediación del obispo católico Fabio Colindres y el ex guerrillero Raúl Mijango, y en el que el gobierno actúa como facilitador, ha permitido que los homicidios bajen 52.0 por ciento desde hace más de un año y que el ejecutivo lance programas de prevención.

El enfrentamiento entre Funes y Quijano es constante y el mandatario ha tenido que decirle en varias ocasiones al aspirante presidencial que lea y se informe porque brinda cifras equivocadas en las declaraciones que vierte aquí y en el extranjero.