La propuesta de reforma financiera mexicana fue calificada como positiva por parte de Economist Intelligence Unit, ya que a través de ésta se incrementará el crédito a las pequeñas y medinas empresas (Pymes) y bajará su costo.

Steven Leslie, managing Editor, Financial Service, refirió que la expectativa es positiva para México, sobre todo cuando el nivel del crédito respecto al tamaño de su Producto Interno Bruto (PIB) no corresponde.

"La verdad es que México es un país de América Latina que tiene un sistema más pequeño respecto a lo que realmente debería tener, que no da mucho crédito y que no atrae mucha clientela; mucho menos que lo que se observa en países con economías similares", manifestó.

Durante su participación en el Banking Forum 2013, organizado por SAP en esta capital, dijo que en la iniciativa destaca la propuesta de tribunales de quiebras especiales, una oficina de aplicación crediticia estatal (Buró Universal) y supervisión por parte del instituto central (Banco de México) para las actividades de crédito.

El directivo destacó en este sentido el caso de Perú, donde el gobierno prepara una reforma del mercado de capitales y que también se verá en el mercado mexicano.

De acuerdo con los analistas de esta firma, lo anterior facilitará el acceso para las Pymes, reducirá los impuestos y alineará las normas con otros países miembros del Mercado Integrado Latinoamericano (Mila).

En este sentido, dijo, son los bancos los suscriptores de las emisiones en los mercados de capitales, por lo que será necesario que este sector analice los impactos en lo individual en los servicios financieros.

Así, la iniciativa financiera en México -la cual actualmente se encuentra en análisis en la Cámara de Diputados- es una buena idea en tanto que reforma al sistema financiero para ampliar el crédito y su cobertura, añadió el directivo.