Pronostican temporada con menos huracanes y de menor fuerza en EUA

Las costas de Estados Unidos experimentarán este año una temporada de huracanes atípica con entre ocho y 13 tormentas tropicales informó hoy la Administración Nacional del Océano y la Atmósfera (NOAA).

Kathryn Sullivan, administradora de la NOAA indicó que si bien los rangos de la temporada de huracanes del 2014 se ubican por debajo de una temporada normal, los residentes de las costas del Pacífico y el Golfo de México deben estar conscientes de los riesgos potenciales.

"Ningún porcentaje, ninguna probabilidad, sea alta y baja, elimina el hecho de que el mensaje real es estamos en el inicio de la temporada de huracanes y cualquier sección de nuestras costas puede ser golpeada por un severa tormenta tropical", dijo.

En teleconferencia de prensa Sullivan señaló que tan sólo una tormenta, "cualesquiera que sean las probabilidades, una tormenta puede provocar enorme destrucción".

"De lo que hoy se trata no es acerca de porcentajes y rangos, sino de prepararse para la temporada que viene por delante", reiteró.

Sullivan recordó los casos del huracán Sandy en el 2012 y Andrew en 1992, ambos ocurridos en temporadas que se proyectaron como de menor intensidad, como recordatorios sobre la necesidad de que la población en estas zonas esté preparada para contingencias serias durante los próximos meses.

La dependencia anticipó la formación de entre ocho y 13 tormentas tropicales para la temporada de este año, que se iniciará el 1 de junio y concluirá el 30 de noviembre.

De este número, entre tres y seis tormentas podrían convertirse en huracanes, derivando en uno o dos huracanes que podrían alcanzar categoría tres o superiores, con vientos de 177 kilómetros por hora o superiores.

Sullivan explicó que estos rangos se ubican cerca o por debajo de los promedios para está temporada, y que varios factores contribuirán a ello, especialmente el fenómeno climatológico de El Niño, que este año se anticipa se formará más temprano de lo normal.

"Una de las formas en que El Niño contiene la actividad de huracanes en el Atlántico es aumentando la generación vientos contrarios que inhiben el desarrollo y crecimiento de ciclones, reduciendo el número e intensidad de las tormentas", explicó.

El año pasado, cuando la NOAA proyectó la formación de 18 tormentas tropicales y nueve huracanes, sólo se produjeron 14 tormentas y apenas dos meteoros, ninguno de mayor grado.