Situación en Ucrania seguirá compleja tras elecciones: Le Monde

La próxima elección presidencial en Ucrania es un desafío pero será un primer paso crucial para el país que carece desde hace tres meses de poder legítimo, aunque la situación tras los comicios seguirá terriblemente compleja, opinó hoy Le Monde.

En su espacio editorial, el diario francés comentó el escrutinio "decisivo" que Ucrania celebrará el próximo domingo, en el cual los ciudadanos designarán un nuevo Parlamento y un presidente, después de la destitución de Viktor Yanukovich, a fines de febrero pasado.

Indicó que los convocados a las urnas votarán como ciudadanos de la Unión Europea (UE) y como ucranianos, sin embargo señaló que la gente no parece animada ni comprometida.

Estimó que la razón es que la UE tiene un problema de adhesión de los pueblos a su proyecto y Ucrania enfrenta una dramática falta de legitimidad, en tres meses el Estado ucraniano se desvaneció y su integridad territorial fue atacada con la anexión de Crimea a Rusia.

Las autoridades interinas del país no controlan en realidad nada, han sido incapaces de restaurar el orden en el este del territorio, de responder a las infiltraciones rusas, ni de corregir el separatismo local, apuntó el periódico.

Sin embargo, destacó que la elección presidencial es un paso crucial que mantiene los ojos de Moscú, Washington y Bruselas puestos en esa fecha.

El candidato favorito es el multimillonario Petró Poroshenko, cuya experiencia, moderación y perfil europeísta le hacen una figura tranquilizadora en estos tiempo difíciles, mientras que la exprimera ministra Yulia Timoshenko es considerada poco fiable, refirió.

Poroshenko pretende arrebatar la victoria en la primera vuelta, a fin -según dice- de presentarse más fuerte ante el Kremlin y poder negociar en tres meses una solución a la crisis, "suponiendo que Moscú reconozca su legitimidad", enfatizó.

Estimó que el escrutinio será una gran prueba para Kiev, ya que quiere abrir centros de votación en zonas de Lugansk y Donetsk para garantizar que participen en la elección debido a que aún son parte de Ucrania, pese a los referendos del pasado 11 de mayo.

Pero la amenaza de violencia está presente y es fuerte porque nadie parece realmente controlar a los cientos de hombres armados que se encuentran en la región, ni Moscú que no ha movido un dedo, ni Kiev sin poder, lamentó.

Para Le Monde, la situación en Ucrania permanecerá terriblemente compleja después de las elecciones, pero el país habrá dado al menos un primer paso crucial necesario.