Pide general disidente libio un gobierno provisional civil

El general disidente libio, Khalifa Haftar, quien lanzó el viernes pasado una operación militar contra islamistas en Bengasi y atacó el pasado domingo al Parlamento, pidió hoy la formación de un gobierno provisional civil en Libia.

"El Consejo superior de las Fuerzas Armadas pide formar un Consejo Superior Presidencial civil, que tenga por misión formar un gobierno de emergencia y preparar elecciones legislativas", afirmó Haftar, líder del denominado el movimiento "Operación Dignidad".

En un comunicado, el militar disidente consideró imperativo que el Consejo General del Poder Judicial establezca un gobierno de crisis que afronte a los terroristas, en clara alusión a las autoridades interinas, al frente de islamistas, según reporte de la cadena árabe Al Arabiya.

"Libia se volvió una guarida para los terroristas que controlan las riendas del Estado", afirmó Haftar en un comunicado, difundido por la televisión libia, a unos días de la operación militar en Bangazi contra islamistas, que las autoridades consideran como un intento de golpe de Estado.

El general libio retirado, quien afirma hablar a nombre del Ejército, reiteró que su movimiento anti islamista, al que se unió el lunes pasado el jefe de las Fuerzas Especiales de Libia, Wanis Abu Hamada, está tratando de erradicar el "terrorismo" en Libia.

"Libia se ha convertido en un estado patrocinador del terrorismo... la riqueza de Libia ha sido robada. Esto es una farsa", afirmó este jueves el militar a un grupo de periodistas internacionales en la localidad de Haftar Abyar, en el este de Libia.

En tanto, el ministro de Cultura de Libia, Habib Al-Amin, anunció esta mañana su apoyó incondicional al general Haftar y su llamada "Operación Dignidad" contra los islamistas, mientras que medios locales informaron que el ministro interino del Interior, Salah Mazigh, también lo apoya.

Haftar, uno de los hombres que lideró la rebelión contra el régimen de Muamar Gadafi en 2011, también cuenta con el respaldo oficial de las Fuerzas Especiales de Bengasi, de varias ramas de la Inteligencia militar de Libia, así como, de la Marina y otras fuerzas y gobiernos locales.

El ex primer ministro Ali Zeidan, quien vive en Europa desde que fue derrocado en un voto de no confianza por el Parlamento, también ha expresado su respaldo al general y ha exhortado a los libios a "apoyar la guerra del Ejército contra el terrorismo".

Las autoridades de transición libias que llegaron al poder tras la caída de Gadafi no han logrado estabilizar la nación, especialmente en el este del país donde operan muchas milicias, ni concluir la transición hacia un régimen democrático.

El martes pasado, el asediado gobierno de Libia propuso un receso en el Parlamento, tras la votación sobre el presupuesto de este año y aprobó que las nuevas elecciones parlamentarias, se lleven a cabo el 25 de junio próximo

La elecciones, las segundas en Libia desde el derrocamiento de Gadafi, buscan establecer un gobierno que garantice la estabilidad en el poder, luego de los tres primeros ministros que el país ha tenido desde marzo, y que redacte por fin la nueva Constitución.