En México, 15 de cada cien ciudadanos confiesan que fuman, en la mayoría de los casos por estrés, ansiedad o como forma de relajarse; que lo hacen desde que eran menores de edad y que continúan haciéndolo a pesar de que al menos en tres ocasiones han intentado dejar la adicción.

El porcentaje no varía mucho desde 2011, cuando en la Encuesta Nacional de Adicciones (ENA) más de 17 millones de personas se declaraban fumadoras, ni tampoco en cuanto a quienes lo hacen pues destacan mujeres y jóvenes.

De cara a la celebración del Día Mundial Sin Tabaco, el próximo 31 de mayo, Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE) consultó a 800 ciudadanos, y de quienes se dijeron fumadores, tres de cada cuatro mencionaron como principal razón el estrés, la ansiedad, o porque es una forma de relajarse.

Datos de la Organización Mundial de la Salud señalan al tabaquismo como la principal causa de muerte evitable en el mundo, pero entre los fumadores confesos a las razones para seguir haciéndolo añaden sociabilizar (16 por ciento), por gusto o sabor (13), el hábito (4.0) y hasta por quitar el apetito (1.3) .

Los gobiernos reconocen que el tabaquismo se ha convertido en un problema de salud pública que debe atenderse de manera integral, lo que logra mínimo reflejo entre los fumadores, pues si bien 75 por ciento de las mujeres y 82.3 por ciento de los hombres dice que ha intentado dejar el cigarro, sólo uno de cada decena ha comprado algún producto que le ayude a abandonarlo.

Los resultados de la encuesta de GCE / Kaleydoscopio.mx levantada el 22 de mayo vía telefónica a nivel nacional, coinciden con datos oficiales respecto a que en los últimos años el consumo inicia a edades cada vez más tempranas, ya que 57 de cada cien fumadores dijeron haber empezado a fumar entre los 15 y los 18 años, 15 incluso antes, y 27 que iniciaron de entre los 19 y 21.

En este rubro, son más las mujeres (16 de cada cien) que comenzaron a consumir cigarros antes de los 15 años, que los hombres (13).

La variedad actual tanto en presentación como en marcas permite a los fumadores elegir entre un cigarro normal, que prefieren 80 por ciento de los consultados, o uno mentolado o light, que consume nueve por ciento, respectivamente.

En este caso, destaca que 88 de cada cien mujeres prefieren los cigarrillos normales, en comparación con 57 por ciento de los varones que los consumen, aunque 67 de cada centenar refirió fumar menos de una cajetilla diariamente.

Quienes reconocieron fumar hasta 20 cigarros al día, cantidad que por lo general contiene un empaque, representan 17 por ciento, seguidos de quienes consumen entre dos y tres cajetillas con un porcentaje de 2 a 2.3 y sólo 1.0 por ciento dijo que más de tres cajetillas.

En 2010 el Congreso aprobó otra alza de impuestos a los cigarros, pero a pesar de los aumentos el consumo se mantiene, y esto se refuerza con lo manifestado por los consultados pues para 79 por ciento el precio es alto pero sigue comprando, mientras que 18.3 cree que el cobro es justo y sólo un uno por ciento lo considera bajo.

La OMS estima que la epidemia mundial de tabaquismo mata a cerca de seis millones de personas cada año, y se prevé que para el año 2030 esta cifra podría aumentar hasta ocho millones de personas.

Las restricciones para fumar en sitios públicos cerrados no afecta a los fumadores, pues 34 de cada cien dice hacerlo donde sea, 32 optan por la casa, 15 fiestas o reuniones, cinco recurren a lugares públicos como antros o restaurantes, cuatro a la oficina, tres a la escuela y dos a la casa de algún amigo; en tanto que el resto prefirió omitir respuesta.