Donan a Instituto Cervantes de París cientos de obras de Severo Sarduy

Varios cientos de obras, en su mayor parte primeras ediciones, que pertenecieron al escritor cubano Severo Sarduy, entre ellas publicaciones de Octavio Paz, fueron donadas al Instituto Cervantes de París por su compañero François Wahl.

El Instituto Cervantes destacó que entre las piezas más significativas donadas a la Biblioteca Octavio Paz de su centro en París están un gran número de publicaciones del Nobel mexicano.

Resaltan, asimismo, las primeras ediciones de Viento entero -primorosamente impreso en la India-, Discos visuales -realizado en colaboración con el artista Vicente Rojo- y Topoemas.

El Instituto Cervantes resaltó que la valiosa biblioteca hispánica de Sarduy (Camagüey, 1937 - París, 1993) ya forma parte de los fondos bibliográficos del Cervantes parisino, centro que dirige Juan Manuel Bonet, crítico de arte y literatura.

Anotó que la nueva colección se expone al público hasta finales del mes de junio y cuando concluya la exposición, las obras -algunas de gran rareza- podrán consultarse previa petición.

Resaltó que la donación incluye novelas, ensayos, poemarios, antologías, colecciones de revistas, catálogos de exposiciones, litografías, grabados y otras obras.

Aseveró que hay otros muchos autores hispanohablantes en la colección: la argentina Alejandra Pizarnik (amiga de Sarduy en París), José Lezama Lima o Julio Cortázar, representado por Marelle, traducción al francés de Rayuela.

El libro más inesperado es un Neruda italiano dedicado en cubierta, en tinta verde y que data de 1970.

Hay también libros dedicados por Juan Goytisolo y por Andrés Sánchez Robayna, además de que José-Miguel Ullán está presente con el rarísimo mecanoscrito Mochila para Severo, de 1969.

Del mundo de las artes plásticas, por el que el escritor y también pintor Severo Sarduy sintió una enorme atracción, son significativas publicaciones de artistas como el cubano Ramón Alejandro, Bonifacio, Luis Feito, Wifredo Lam, Pablo Palazuelo, Antonio Saura o Antonio Seguí.

Completan la donación los principales títulos que integran la obra del propio escritor, incluidas sus ediciones en otros idiomas, a lo que se suman gran número de estudios sobre su obra.

Sarduy fue poeta, novelista, ensayista y creador de una relevante obra plástica que está presente en colecciones y museos de Europa y América.

El Instituto Cervantes expuso en su sede central en 2008 algunas de sus pinturas, fotografías, libros y otros objetos, todo ello relacionado con su fascinación por Oriente.

La muestra recaló después en el Cervantes de París, la ciudad adoptiva del polifacético escritor, y en otros centros del Instituto.

El origen de la biblioteca del Instituto Cervantes de París, nominada como Octavio Paz en 2006, se remonta al año 1952.

Especializada en literatura española e hispanoamericana, la biblioteca cuenta con más de 65 mil documentos, una colección que ahora refuerza su valor gracias a esta donación.