Justifica el ejército el golpe de Estado en Tailandia

El jefe del ejército tailandés Prayuth Chan Ocha, asumió hoy el control del gobierno y aseguró que restaurará el orden y realizará las reformas políticas, tras más de ocho meses de protestas.

"Las Fuerzas Armadas de Tailandia con buenas intenciones asumen las funciones del gobierno con el fin de garantizar la paz y la tranquilidad en el país", indicó el militar en su mensaje a la nación.

"En el interés de la ley y el orden, asumimos los poderes. Por favor, permanezcan en calma y continúen con sus quehaceres diarios", afirmó el líder del Ejército tailandés en un anuncio televisado poco antes de las 17:00 horas locales (11:00 GMT), reportó el diario The Nation en su versión online.

"Para que el país vuelva a la normalidad rápidamente el Comité Nacional del Mantenimiento de la Paz, integrado por el ejército, las fuerzas armadas, la Real Fuerza Aérea y la policía, necesita tomar el poder a partir del 22 de mayo a las 16:30 horas", sostuvo.

La medida se da dos días después de que el ejército aplicó la ley marcial y convocara a las fuerzas políticas a negociar un acuerdo para terminar con la crisis de gobernabilidad en Tailandia.

"Las negociaciones entre los políticos no tuvieron éxito", resaltó Prayuth, que de esta manera justificó el golpe militar.

El mismo jefe de las fuerzas armadas, quien se dirigió a la nación hace 48 horas para negar que hubiera dado una asonada, ha declarado sin embargo este jueves en la televisión que se llevaba a cabo un golpe de Estado.

Prayuth fue mediador entre las facciones políticas rivales: el movimiento de los "Camisas rojas", que apoyan a la ex primera ministra, de los partidos, el gobernante "Pheu Thai", y el opositor Demócrata y del Comité Popular de Reforma Democrática (CPRD)

En las negociaciones, organizadas por la cúpula del Ejército tailandés, tomaban parte también líderes del Senado y las autoridades de la Comisión Electoral (CE).

De acuerdo con informes de los medios locales, los militares secuestraron a los participantes en la reunión y los llevaron a un lugar desconocido, salvo a los senadores y a los miembros de la CE.

Cientos de soldados rodearon la sede de las conversaciones en donde se encontraba Suthep Thaugsuban, líder del CPRD, quien ha estado al frente de más de seis meses de protestas contra el gobierno, y se lo llevaron a un paradero desconocido.

Las últimos disturbios comenzaron en la capital de Tailandia a finales del año pasado, cuando la entonces primera ministra Yingluck Shinawatra disolvió la cámara baja del parlamento.

A principios de este mes, un tribunal ordenó la remoción de Yingluck por presunto abuso de poder.

Tailandia se ha enfrentado a una lucha de poder desde que el hermano de Yingluck, Thaksin Shinawatra, fue derrocado por los militares en 2006 cuando era primer ministro.