Sin perder un solo detalle de la novela original de Lewis Carroll (Reino Unido, 1832-1898), el Teatro negro de Praga presentó la víspera "Alicia en el País de las Maravillas", como parte de la celebración por los 70 años del Teatro Metropólitan de esta ciudad.

Con una producción renovada en cada fragmento de su concepción, el Teatro negro de Praga ofreció la única función programada en esta capital durante esta nueva visita a México con una de las obras emblemáticas de Lewis Carroll, cuyo nombre real era Charles Lutwidge Dodgson.

El autor británico heredó al mundo esta pieza clave de la literatura familiar montada ahora en versión de teatro negro, donde los actores están totalmente vestidos con ropa negra y actúan sobre un fondo negro, lo que hace que el espectador sólo vea lo que los actores desean mostrar.

Escritor, diácono anglicano, matemático y fotógrafo trascendió a su tiempo principalmente por su cuento "Alicia en el país de las maravillas" que anoche lució entre objetos iluminados o fosforescentes, y personajes flotando, entre otros elementos que hacen especial este arte.

El Teatro negro de Praga es totalmente diferente y está basado en la incapacidad del ojo humano para distinguir un objeto negro sobre un fondo negro. Así, ofrece una producción renovada con la cual la historia narrada es impresionante a la vista de los espectadores, niños y adultos.

De acuerdo con los expertos, aunque sus orígenes datan de la época imperial China, los checos revolucionaron la técnica convirtiendo el Teatro Negro en el espectáculo más popular de Praga. En la capital checa se comenzaron a utilizar de mejor forma las luces, las sombras, la mímica y las acrobacias.

Un detalle que gusta especialmente a los viajeros que no hablan otros idiomas, es que las obras de Teatro negro son mudas, cobrando la música de fondo un gran protagonismo, y así quedó de manifiesto durante la noche de este sábado, cuando todo el público abandonó la sala gratamente impresionado.

El espectáculo sobre las aventuras maravillosas de la pequeña "Alicia en el País de las Maravillas", sigue fielmente la novela de Lewis Carroll, pues no dejan de aparecer los famosos personajes del cuento, como el conejo blanco, el gato de Cheshire, flores vivas, el señor Hatter, y la reina del ajedrez.

Todo eso, entre figuras pictóricas, un ambiente misterioso, mucha magia y trucos, animaciones 3D, marionetas gigantes y actores voladores. Como único elemento fuera del escenario fue una música emotiva que suple a las palabras, lo que hace de esta puesta en escena de un entendimiento universal.

Este espectáculo familiar poético y mágico ha sido aplaudido por el público de Estados Unidos, Japón, China, España, Grecia, Italia y muchos otros países de Europa. En México ya se presentó con sonado éxito, pues es la reunión de dos creaciones excepcionales, el Teatro negro de Praga y "Alicia en el País de las maravillas".