Pierde legitimidad alcalde de Toronto por acusaciones de narcotráfico

El alcalde de Toronto, Rob Ford, quien ha sido protagonista de varios escándalos que casi le cuestan el puesto, ahora enfrenta acusaciones de consumo y tráfico de drogas que le han restado legitimidad y por ello un concejal dice que "debe renunciar".

Dos medios canadienses, el Toronto Star y el Globe and Mail, y el sitio uno estadunidense Gawker difundieron información respecto al consumo de cocaína del alcalde y los nexos de él y sus hermanos con traficantes de drogas.

Sobre el caso, Glenn De Baeremaeker, uno de los cuatro concejales que tiene la municipalidad, afirmó que de acuerdo con los recientes escándalos Rob Ford "ya no tiene legitimidad y debe renunciar".

Pero a pesar de las recientes acusaciones, Ford sigue gobernando Toronto (desde el 1 de diciembre de 2010), una ciudad multicultural de 2.7 millones de habitantes y que se prepara para ser sede de los Juegos Panamericanos 2015.

Una vez que el Toronto Star, el diario más influyente de esta ciudad, y el sitio web Gawker dieran a conocer la existencia de un video de 90 segundos donde aparecía el alcalde inhalando cocaína y diciendo frases incongruentes, el funcionario guardó silencio por una semana.

En el video, según reportó el diario el pasado 17 de mayo, Ford se refirió al actual líder del Partido Liberal, Justin Trudeau -hijo de Pierre Trudeau, el líder liberal que gobernó Canadá por 15 años - y lo llamó "maricón".

Utilizando varias veces la palabra "f...ing" el alcalde se habría definido como un político de derecha, según el diario.

De acuerdo con la descripción de los reporteros del Toronto Star, el alcalde sostenía un encendedor y lo movía en círculos debajo de la pipa de vidrio y después inhaló profundamente.

Su abogado, Dennis Morris, consideró lo publicado como "falso y difamatorio" ya que consideró que viendo el video es difícil ver qué está haciendo la persona.

Durante toda la semana pasada varias voces, incluidas las de los concejales de Toronto, pedían que el alcalde se pronunciara al respecto, pero predominó el silencio.

El jueves pasado Ford despidió a su jefe de gabinete, Mark Towhey, quien según la prensa local le habría sugerido "buscar ayuda" para su problema de adicción y pronunciarse respecto a las acusaciones.

Al ser escoltado hacia afuera del City Hall (la oficina de la municipalidad) Towhey declaró a la prensa: "Ya no soy más el secretario particular (de Ford) y no fui yo quien renunció".

Este sábado el diario nacional Globe and Mail publicó un amplio reportaje basado en una investigación de más de 18 meses donde muestra los nexos de los hermanos Ford con traficantes de hachís.

La investigación está basada en testimonios de diez traficantes y vendedores de drogas que abastecieron a los hermanos Ford, quienes han negado las acusaciones.

Esta no es la primera vez que el acalde Ford protagoniza escándalos relacionados con consumo de alcohol o drogas.

En febrero pasado, los organizadores de una gala militar caritativa tuvieron que pedir al alcalde Ford que abandonara el evento pues se encontraba visiblemente alcoholizado y dos semanas antes, la empresaria Sarah Thomson lo acusó de "conducta inadecuada" en un evento político judío.