La industria de la construcción consume casi 40 por ciento de los recursos naturales no renovables y produce un porcentaje similar de emisiones de bióxido de carbono, por que es recomendable el uso de materiales reciclados y autosustentables en esa industria.

En el documento Marco Decenal de Programas de Producción y Consumo Sustentable (10YFP), elaborado en forma conjunta por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, se advierte que México ocupa el lugar 42 en el índice de desempeño medioambiental en el mundo.

En específico, la industria de la construcción representa un importante reto, debido a que consume gran cantidad de recursos naturales no renovables y produce 40 por ciento de bióxido de carbono a la atmósfera, advierte.

De ahí la recomendación para que este segmento de la economía incorpore nueva tecnología tanto en interiores como en exteriores para minimizar el impacto ambiental.

La industria de la construcción en su conjunto debe incorporar la investigación científica, en el análisis del ciclo de vida de los materiales; el uso de materias primas y energías renovables; y la reducción en la cantidad de recursos usados para la producción.

Por ejemplo, la pintura o el barniz para el recubrimiento de muros interiores, pueden ser sustituidos por papeles tapiz elaborados a base de PET reciclado.

Por otra parte, las empresas productoras de materiales de construcción podrían incorporar el uso de energías renovables (solar o eólica) en sus procesos de fabricación, lo que disminuiría el impacto ambiental de la industria en su conjunto.