A dos meses de haber iniciado su ministerio como obispo de Roma, el Papa Francisco llegó hoy a la periferia de la capital italiana donde visitó una parroquia, celebró la misa y dio la comunión a unos niños, con quienes dialogó bromeando durante el sermón.

Poco después de las 09:00 horas local (07:00 GMT) el líder católico arribó en helicóptero a la zona de Prima Porta, extremo norte de la ciudad, donde fue recibido con un largo aplauso por un grupo de fieles que agitaban al cielo pañuelos blancos y amarillos, mientras sonaban las campanas de la Iglesia.

"La realidad se comprende mejor no desde el centro sino desde las periferias", fueron las primeras palabras de Jorge Mario Bergoglio, quien durante su pontificado ha insistido hasta el cansancio sobre la necesidad de una Iglesia que no se cierre en sí misma y cuyos miembros vayan justamente a las "periferias", tanto físicas como espirituales.

En su primera visita a una parroquia romana, en este caso al templo de los santos Isabel y Zacarías, el líder católico saludó a los niños bautizados este año y a algunos enfermos, antes de prepararse para la misa que celebró en un parque aledaño.

En primera fila estaban sentados 16 niños, vestidos de blanco, que recibieron la comunión de manos del Papa y otros 26 que también comulgaron con él, aunque ya habían recibido la hostia por primera vez hace algunos días atrás.

Como un simple párroco a la hora de la misa infantil, durante el sermón interrogó a los pequeños sobre las lecturas del día y los animó a responder abiertamente.

"A ustedes niños les pregunto: ¿Quién sabe quién es Dios? Alce la mano", dijo mientras la pequeña platea de infantes respondía con manitas extendidas.

"¿Cuántos dioses existen?", continuó, "uno, a mi me dijeron tres: padre, hijo y espíritu santo. ¿Cómo se explica esto? ¿Hay solo uno o son tres? ¿Cómo se explica que uno sea padre e hijo y espíritu santo? Fuerte, fuerte, respondan fuerte", insistió.

Así, de una manera sencilla, explicó la fiesta católica de la trinidad (que se celebra este día).

"Jesús nos ha salvado y ¿qué hace cuando camina con nosotros en la vida? Esta es difícil -aseguró-, quien la sabe se gana el premio: primero nos ayuda, nos guía, nos enseña a seguir adelante, y también Jesús nos da la fuerza de caminar, nos sostiene en las dificultades y también en las tareas de la escuela, nos da la fuerza".

"¿Cómo? En la comunión nos da la fuerza, él viene a nosotros pero cuando decimos 'nos da la comunión', ¿qué es la comunión? Es pan o no es, parece pan pero no es verdadero pan, es el cuerpo de Jesús, Jesús viene a nuestro corazón, todos pensemos en eso", apuntó.