Al menos 14 personas muertas, entre infantes de marina de Filipinas y militantes del grupo rebelde islámico Abu Sayyaf dejaron los enfrentamientos en el sur del país, reportó hoy un alto jefe militar.

Este incidente se produce en el marco de una nueva ofensiva del ejército, respaldada por Estados Unidos, destinada a rescatar a seis rehenes, entre extranjeros y filipinos, y a frenar las actividades del grupo armado, vinculado a la red extremista islámica Al-Qaeda.

Siete infantes de marina y siete combatientes del grupo Abu Sayyaf murieron ayer sábado en el enfrentamiento, que duró una hora en una aldea cercana de la ciudad Patikul, en la provincia de Sulu.

En una entrevista con una radio local, el portavoz de las Fuerzas Armadas, general de brigada, Domingo Tutaan Jr. confirmó el número de bajas en los recientes combates en la provincia filipina, reportó el sitio de noticias GMA News.

Las tropas gubernamentales apoyadas por helicópteros de asalto atacaron a una columna del grupo dirigida por Julio-Asuán Sawadjaan, un comandante de Abu Sayyaf acusado del secuestro de un periodista jordano y dos observadores de aves europeas.

Uno de los hijos de Sawadjaan y un comandante menor Abu Sayyaf se cree que han muerto en el tiroteo, aseguró el coronel José Cenabre, que dirige las fuerzas de seguridad en Sulu.

El tiroteo fue parte de una nueva ofensiva militar que comenzó la semana pasada y está dirigido a rescatar a los tres rehenes extranjeros, que fueron secuestrados el año pasado, junto con tres filipinos secuestrados por separado por los militantes en las últimas semanas.

Aunque un gran número de infantes de marina y policías están involucrados en la ofensiva, sólo pequeñas unidades se han desplegado para perseguir dos campamentos de Abu Sayyaf en la selva en Sulu.

Las fuerzas estadunidenses estaban proporcionando la inteligencia, pero no estuvieron involucrados en el combate.

Si bien todavía se producen secuestros de Abu Sayyaf, hoy son mucho menos que los de la década pasada que que aterrorizaron a Sulu y a otras provincias periféricas.