La presidenta del Partido del Congreso de la India, Sonia Gandhi, manifestó hoy estar "devastada" por el ataque contra los dirigentes de su organización en el estado central de Chhattisgarh.

Al menos 23 personas murieron, entre ellas el jefe del partido en Chhattisgarh, Nandkumar Patel, su hijo, y Mahendra Karma, un reconocido líder local, tras un ataque de guerrilleros maoístas contra una caravana de la formación política.

Gandhi, quien viajó este domingo a la localidad de Chhattisgarh, a donde también acudirá el primer ministro Manmohan Singh, para expresar sus condolencias, consideró que el ataque fue un "acto cobarde" que atenta contra los valores democráticos de la India.

El hijo de Sonia, Rahul, quien es el vicepresidente del Partido del Congreso, también conocido como Congreso Nacional Indio, visitó a los sobrevivientes en un hospital de Raipur, la capital del estado.

El convoy que llevaba a los líderes del Partido del Congreso y a varios trabajadores fue emboscado en torno a 17:30 horas locales (10:00 GMT) de ayer sábado, mientras viajaba por el valle Ghati Darba, en la zona Sukma, 345 al sur de Raipur.

La policía reportó que el convoy se vio obligado a frenar ante árboles caídos en el camino. Después, al menos un vehículo en la parte delantera del convoy fue alcanzado por una explosión de minas terrestres y siguió un ataque con disparos de 200 rebeldes maoístas.

El objetivo principal del ataque fue Nandkumar Patel, quien según testigos saltó a una zanja con su hijo, Dinesh, para refugiarse antes de que fueran secuestrados. Sin embargo, sus cuerpos fueron encontrados más tarde.

El ex ministro federal Vidya Charan Shukla fue uno de los 32 heridos en la emboscada, muchos de ellos de gravedad, añadió la policía, de acuerdo con un reporte de la BBC, la cadena de noticias de la televisión pública británica.

Los rebeldes maoístas, también conocidos como "naxalitas", han estado operando en el centro y este de la India durante los últimos cuatro decenios.

Después de asistir a una reunión de emergencia en Nueva Delhi con el primer ministro, Sonia Gandhi describió el ataque en Chhattisgarh como "monstruoso".

"Naturalmente, estamos devastados", comentó Ghandi, quien añadió que "es despreciable que los políticos fueron atacados".

Singh también habló por teléfono con el ministro jefe de estado de Chhattisgarh, Raman Singh y le prometió toda la "ayuda necesaria".

"El gobierno tomará medidas firmes contra los autores de cualquier tipo de violencia", sostuvo en un comunicado.