El mediocampista holandés Arjen Robben, quien le dio el triunfo a su equipo Bayern Munich, en la final de la Champions League, celebró el haber tomado la decisión correcta en los últimos minutos del partido.

"Fue un partido de igual a igual, ellos tuvieron ocasiones, nosotros tuvimos las nuestras. Al final, me quedé solo frente a Roman Weidenfeller y tomé la decisión correcta", manifestó el volante de 29 años.

Esta tarde, el Munich se enfrentó al Borussia Dortmund en el estadio Wembley, donde se disputó la gran final del máximo certamen europeo a nivel de clubes, partido que hasta el minuto 89, se encontraba igualado 1-1.

Fue justamente Robben, quien en la final del año pasado (la perdieron ante el Chelsea), desperdició una pena máxima en los tiempos extra (se decidió en los penales), marcó el gol del triunfo, "todavía no puedo terminar de entender lo que pasó, son demasiadas emociones", reconoció en una cadena alemana.

"En la semana se habló mucho de eso (del penal fallado hace un año), muchas personas me dijeron, esta vez vas a marcar el gol decisivo. Tuve varias ocasiones que no terminaron en gol, pero me mantuve tranquilo y al fin llegó la ocasión definitiva", celebró el holandés.