Agradece Colombia apoyo internacional a acuerdo con FARC sobre drogas

El presidente colombiano Juan Manuel Santos agradeció hoy a Naciones Unidas, la OEA, Estados Unidos, la Unión Europea, México y Perú por el apoyo a los acuerdos con la insurgencia para desarrollar la lucha antidrogas de manera integral.

Santos se refirió al respaldo de la comunidad internacional y precisó que el problema "no es sólo de Colombia, sino del mundo entero, y por eso este acuerdo es una buena noticia a nivel global".

El mandatario se reunió este lunes en la Casa de Nariño con el equipo negociador, encabezado por Humberto de la Calle, que le reportaron detalles del acuerdo alcanzado en el diálogo que mantienen con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en La Habana, Cuba.

Santos destacó también el acuerdo con las FARC para el desminado, al que la insurgencia contribuirá "por diferentes medios y en lo que les corresponda, incluyendo el suministro de información".

Santos expuso que su gobierno incluyó el tema de las drogas ilícitas en la agenda de negociación con las FARC, "porque el gobierno no estaba dispuesto a ignorar la relación entre el conflicto y las drogas, como ocurrió en procesos recientes con otros grupos".

"El fin del conflicto debe representar una oportunidad para construir una solución conjunta e integral al problema de las drogas ilícitas", que no se limite a la erradicación de la coca, sino trabaje con las comunidades para resolver el problema, sostuvo.

Este proceso de erradicación se "hará a través de procesos de planeación participativa" que se construyan "desde abajo, entre comunidades y autoridades", indicó, y que sólo en caso de incumplimiento el gobierno procedería a la erradicación manual.

El "objetivo va incluso más allá de la sustitución: es nada menos que la integración territorial y la inclusión social", puntualizó.

Añadió que conforme al acuerdo, el gobierno "creará un Programa Nacional de Intervención Integral frente al Consumo, con un enfoque de derechos humanos y de salud pública".

Santos subrayó que el acuerdo significa que "si llegamos al fin del conflicto, lo único que nos quedará por delante será el crimen organizado, y la vamos a atacar con todos los recursos a nuestra disposición".

Agregó que el gobierno dará "un énfasis regional a esa lucha, para que las mafias enquistadas en los territorios no amenacen la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz".

"El gobierno se comprometió a intensificar y enfrentar de manera decidida la lucha contra la corrupción en las instituciones para romper de manera definitiva cualquier tipo de relación de este flagelo", subrayó.

Las FARC, por su parte, "se comprometieron a contribuir de manera efectiva, con la mayor determinación y de diferentes formas y mediante acciones prácticas, con la solución definitiva al problema de las drogas ilícitas, y a poner fin a cualquier relación que hayan tenido con este fenómeno".

"Nosotros valoramos mucho ese compromiso. Es un paso concreto hacia la paz", enfatizó el mandatario.