Unicef pide trabajo conjunto por futuro brillante de niños mexicanos

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), llega a su 60 Aniversario en México con la confianza de que el futuro de los niños mexicanos puede ser "muy brillante" si se mantiene el trabajo conjunto.

"No sólo es responsabilidad del gobierno, todos tenemos la responsabilidad cuando hablamos de niños que están en contacto con la violencia, tanto en las escuelas como en su casa", subrayó Isabel Crowley, representante de Unicef en México.

En entrevista con Notimex, aseguró que hay muchas acciones que cada persona puede hacer, porque "la responsabilidad cívica la llevamos todos nosotros, la llevamos el sector privado, la sociedad civil, las Naciones Unidas y el gobierno".

Si bien se ha avanzado para mejorar las condiciones de este importante sector en México, falta un largo trecho para lograr un estado de bienestar de los niños y adolescentes mexicanos, sobre todo de quienes viven en las comunidades indígenas, dijo.

Al celebrarse este 20 de mayo seis décadas de la presencia de ese organismo internacional en México, y 25 años de la Convención sobre los derechos del niño, el 20 de noviembre, afirmó que "estamos muy felices de estar aquí desde hace 60 años".

"Hemos estado siempre, como diríamos nosotros, durante los buenos y malos tiempos también, pero hemos visto bastante progreso en la situación de la niñez pero con niveles de población que están creciendo bastante, también los retos se multiplican", subrayó.

En el majestuoso Museo Franz Mayer, refirió que en Unicef México "tenemos 40 millones de niños y de esos 40 millones, como hemos visto, 21 millones están viviendo en pobreza y casi cinco millones en pobreza extrema".

Por ello, "nos estamos enfocando a esos niños que tienen muchas carencias, los papás de los niños indígenas tienen pocos ingresos, su vida no es la misma a la de los niños que tienen papás que los pueden apoyar; unos papás que les den acceso a la salud, que les ayuden a que realmente puedan salir adelante".

Subrayó que la condición en la que viven los niños y su situación geográfica tiene mucho que ver con la pobreza en la que se encuentran inmersos.

"Desafortunadamente nos damos cuenta que no hemos hecho las inversiones que teníamos que hacer", admitió Crowley, quien desde hace poco más de un año inició sus funciones como representante de la Unicef en México.

La encargada de vigilar que se cumplan los derechos de los niños, niñas y adolescentes como establece la Convención Sobre los Derechos del Niño, refirió que el gobierno federal tiene mucho interés en mejorar la situación de ese sector.

No obstante, advirtió que "los pendientes son distintos, hay muchos Méxicos en México", pues -ejemplificó, en Chihuahua que tiene "los niveles más altos que la media nacional en todos los indicadores, también esconde lo que está pasando" con los indígenas tarahumaras.

Además, refirió, "la situación del sureste es muy distinta a la del norte"

"Lo que estamos diciendo es que el gobierno sí que ha hecho mucho, cuando vemos que el país ha tenido éxito en términos de educación, porque tenemos casi 95 por ciento de los niños que están en la escuela, lo que tenemos que trabajar ahora es la calidad y que todos los niños tengan escuela", aseveró.

En un tema importante, la representante de la Unicef en México mencionó que el país es una de las naciones que tiene vacunación en todos los estados, pero con "el crecimiento de la población hay diferentes enfermedades que hay que atacar".

México, aseveró, ha sido uno de los países referente para naciones de América Latina, en término de los programas que ha puesto en marcha para enfrentar la pobreza, como la Cruzada Nacional contra el Hambre, pero los beneficios tienen que llegar a más gente.

"Las acciones que el gobierno está tomando han tenido realmente un impacto, pero aún nos falta llegar a todos e incrementar y verificar la calidad de los servicios que estamos dando; en eso también el rezago se nota más en los pueblos indígenas", insistió.

Crowley resaltó que "si realmente queremos cambiar los índices de pobreza y los índices que hemos visto ahora con la carencias en los derechos de los niños, tenemos que invertir en la infancia".

"Tenemos que invertir en los más chiquititos, porque si no les damos la nutrición adecuada van a sufrir para toda su vida, jamás van a recuperarse", "tienen que tener acceso a todo que el gobierno está intentando proporcionar", enfatizó.

La representante de Unicef admitió que México puede hacer cosas maravillosas para sus niños, pero -insistió- hay que tener presupuesto para la infancia y avanzar en su beneficio.

"Estoy muy feliz de estar en México, es bueno que los medios realmente incorporen y lleven esta misión de lo que estamos diciendo, y que incursionen también, como lo estamos haciendo tanto Unicef como la sociedad civil, como el sector privado", puntualizó.