Intensifica Paraguay esfuerzos para aclarar asesinato de periodista

Las autoridades de Paraguay realizarán el "máximo esfuerzo" para aclarar el asesinato del periodista Gabriel Alcaraz, quien fue acribillado el viernes pasado por desconocidos en la ciudad de Pedro Juan Caballero.

El jefe de Policía del departamento paraguayo de Amambay, comisario Félix Sosa, dijo que el Ejecutivo "ha dispuesto a los órganos encargados realizar el máximo esfuerzo con el objetivo de aclarar el crimen" del periodista de Radio Amambay 570 AM.

Sosa señaló que existe una disposición de las máximas autoridades del país para "hacer el máximo esfuerzo con el objetivo de aclarar el asesinato del periodista".

Representantes de la Fiscalía y de la Policía Nacional de Paraguay se reunieron este lunes con el senador Robert Acevedo para conocer su versión sobre el caso.

El legislador denunció que el asesinato de Alcaraz podría tener relación con las denuncias que realizó el profesional en su programa radial "De frente a la mañana" luego de la liberación del supuesto narcotraficante brasileño Marcelo Ferreira Guimarães.

La tarde del viernes pasado, Alcaraz fue atacado a la entrada de su casa por dos sicarios que descendieron de una motocicleta y dispararon en contra del periodista, quien recibió 14 impactos de bala, la mayoría en el rostro.

Según detalló el reporte, "los disparos comenzaron cuando descendió de su automóvil, ingreso a su patio, cayó al suelo como producto de los impactos y allí ingresaron los victimarios y volvieron a dispararle directamente al rostro".

Medios paraguayos recordaron que Alcaraz era conocido por generar polémicas acusaciones contra comerciantes, policías, fiscales y jueces que supuestamente actuaban a las órdenes de mafias del narcotráfico que operan en la frontera con Brasil.

El malogrado profesional de 28 años también cuestionaba con frecuencia al actual gobernador del Amambay, Pedro González, considerado el mayor "enemigo político" del senador liberal Robert Acevedo, dueño de la radio donde trabajaba Alcaraz.