Declara Contraloría de Perú la "guerra" contra la corrupción

La Contraloría General de la República de Perú "declaró la guerra" a la corrupción, afirmó hoy el titular del organismo, Fuad Khoury, al rechazar las críticas sobre el desempeño de su despacho en la lucha contra ese flagelo.

El funcionario recordó que las denuncias de corrupción contra los presidentes regionales de Tumbes y Cusco se formularon a partir del trabajo de la Contraloría.

Señaló además que en la región Áncash, donde se investiga una red de corrupción y sicariato encabezada presuntamente por el presidente regional César Álvarez, la Contraloría denunció a dos mil 785 funcionarios por malos manejos.

Khoury, por ello, calificó como "injustas" las críticas que han formulado sectores gremiales en orden a que la Contraloría "no hace nada" por combatir la corrupción.

Advirtió, sin embargo, que si bien la Contraloría cumple con su papel de investigar y denunciar los casos de corrupción, la lucha contra esas malas prácticas también depende del Poder Judicial y el Ministerio Público.

Recordó, en ese sentido, que en los cinco años que lleva como contralor general se han denunciado penalmente a dos mil 750 funcionarios, mil 500 por la vía civil, pero sólo hay 11 denunciados condenados a penas de cárcel.

Khoury formuló, por ello, un llamado al unicameral Congreso para que apruebe los proyectos de ley presentados que contribuirán a fortalecer la lucha contra este flagelo.

La víspera, la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep) advirtió que la corrupción en las regiones de Perú impacta negativamente en la captación de inversiones en esas zonas.

El presidente de la Confiep, Alfonso García Miró, lamentó en ese contexto las denuncias contra los gobiernos regionales de Áncash y Cajamarca.

Indicó, asimismo, que la corrupción en las regiones del país andino representa un "duro golpe para la democracia", porque a raíz de los casos de corrupción la ciudadanía puede cuestionar el sistema.