Disminuyen exportaciones de autos brasileños

La exportación de autos y autopartes fabricados en Brasil cayó en los últimos meses, aumentando el déficit comercial en este sector respecto a competidores como México, según datos oficiales.

Uno de los ejemplos más significativos de este retroceso en ventas brasileñas de vehículos al exterior con México, fue en los primeros cuatro meses de 2013 pues Brasil vendió a México 18 mil 600 vehículos y cayó 66 por ciento respecto al 2014, a seis mil vehículos.

Esta tendencia afectó también a los otros grandes mercados para los autos fabricados en Brasil, entre ellos Argentina, Estados Unidos, Alemania, Holanda y África del Sur, según datos del ministerio de Desarrollo brasileño citados este lunes por el diario Valor.

En algunos países, como Argentina o Venezuela, el retroceso de las exportaciones se debe a causa de los problemas económicos y políticos enfrentados por esos países, pero en el caso de Estados Unidos y Europa los datos reflejan una caída de la competitividad de la industria automotriz brasileña.

Como consecuencia, Brasil, mayor fabricante de autos de América Latina, seguido de cerca por México, acumuló un déficit comercial en área de autos ya montados por valor de mil 680 millones de dólares (+21.3 por ciento respecto al mismo período de 2013).

En lo que se refiere a autopartes, el déficit entre enero y abril se situó en tres mil 650 millones de dólares, lo que supone un 9.3 por ciento más en dato interanual.

Aunque Brasil logró los últimos años unas cifras récord de producción y ventas de vehículos, llegando a duplicar entre 2005 y 2010 las ventas de turismos y camiones, la producción se ha visto mermada los últimos años por la apreciación de la moneda local (real).

Además, por el aumento de los costes, lo que ha beneficiado a competidores como México, China o Corea del Sur.

En este escenario de estancamiento de la productividad en la industria automotriz brasileña, México pasó de producir 1.6 millones de vehículos en 2005 a sobrepasar los tres millones en 2013, apenas 700 mil unidades menos que Brasil.