Termina liberación del flujo pulso de agua en río Colorado

La víspera terminó la liberación del flujo pulso de agua con fines ambientales en el río Colorado, que inició el 23 de marzo pasado, y ambientalistas celebran que ese afluente se reconectó con el Alto Golfo de California.

La directora del Instituto del Desierto Sonorense, Michelle Grijalva, dijo que el flujo pulso posiblemente es una experiencia efímera para muchos, más no así para quienes han sido partícipes de todo el proceso.

"Y de la dificultad para que esa cantidad de agua fuera liberada en común acuerdo entre los gobiernos de México y Estados Unidos y además del proceso de ingeniería para diseñar el cómo, el cuándo y el dónde hacer fluir esa agua", expresó.

Ahora sigue el análisis de los resultados y decisiones asociadas, "pero ya en nosotros que hemos participado de tantas acciones, reacciones y emociones, ha quedado por siempre una enorme satisfacción que es la base para continuar", apuntó.

Planteó que lo que más satisfacción le causó, fue cuando, después de muchos años de estar seco, el jueves pasado el agua que se vertió hizo posible que el río Colorado se reconectara con el Alto Golfo de California.

Por su parte, el director del Programa de Agua y Humedales de Pronatura Noroeste, Osvel Hinojosa Huerta, manifestó estar muy contento con este logro, que permite que el afluente sea reconocido como un usuario de agua.

De acuerdo con el calendario, después del flujo pulso por un total de 130 millones de metros cúbicos de agua dulce que se mantuvo durante ocho semanas, ahora los organismos ambientalistas verterán un flujo base.

Durante los próximos meses y años, el flujo base por 65 millones de metros cúbicos permitirá regar las zonas de restauración y reforestación, donde germinaron semillas de árboles y plantas debido al flujo pulso.